¿Fracasos? o puntos de vista

bombilla

En una conversación con un amigo, estuvimos hablando largo y tendido sobre la perspectiva americana y la europea acerca la quiebra de un negocio.

Y es que en cada uno de los continentes se vive de una forma totalmente distinta. A grandes trechos en Europa se atribuye como un fracaso la pérdida o mala gestión de una empresa en la que tú eras el abanderado.

Mientras que en América  tienen la perspectiva de que has ganado experiencia en cómo no hacer las cosas, y por lo tanto no caer en los mismos errores que te pueden llevar al mismo desenlace.

Eso nos llevo a las diferentes visiones que tiene la gente sobre un aspecto. Por ejemplo ¿el vaso medio lleno o medio vacío?

Las gafas con las que miras lo que ocurre en el mundo son muy importantes. Eso pasa por aceptarte. Saber cómo eres, que haces, cómo actúas y aceptar el resultado que has conseguido de un hecho en el que tú has tenido que decidir. Aceptar tanto lo bueno, cómo los aspectos de mejora.

Releyendo los parágrafos anteriores me ha venido a la cabeza Thomas Alva Edison. El inventor de la bombilla realizo cerca de mil intentos antes de crear el filamento interno que proporciona la luz. Algunos de sus conocidos le preguntaban si no se desanimaba al encontrarse fracaso tras fracaso. Y su sabia respuesta fue “¿Fracasos? No sé de qué me hablas. En cada descubrimiento me enteré de un motivo por el cual una bombilla no funcionaba. Ahora ya sé mil maneras de no hacer una bombilla

E aquí una perspectiva distinta y mucho más motivadora, positiva y optimista.

En muchas ocasiones, nos centramos en el problema, nos obsesionamos, y este no nos permite ver más allá. Aparece “el fracaso”, y este viene acompañado de su amiga “la culpa” que se sube encima de tu espalda con todo su peso, presión y  carga.

Aceptar la realidad en la que nos encontramos nos permite poner distancia y tomar mayor perspectiva. Debemos comprender que los errores nos indican puntos de mejora, que los problemas tienen solución, y que aceptar la realidad nos dará un equilibrio emocional.

Con sesiones de coaching uno puede substituir sus problemas por retos, objetivos o desafíos. Atraer la reflexión personal, aumentar la perspectiva y aprender a conectar con tus talentos, habilidades, destrezas, que te permitan aumentar tu autoestima para afrontar las adversidades. Y tener una perspectiva que te facilite tomar consciencia.

Algunas preguntas que nos pueden ayudar son:

  • ¿Qué problemas tienes?
  • ¿Cuál es el primer problema que quieres solucionar?
  • ¿Qué habilidades, destrezas o talentos tienes que te pueden ayudar?
  • ¿Cómo puede ser este problema un desafío para ti?
  • ¿En qué has de confiar?
  • ¿De qué tienes miedo?
  • ¿Cuál es la primera cosa que puedes hacer tú?
  • ¿Y la siguiente?

 

No existen problemas, sólo son pruebas que hay que superar.

Escrito por Sergi Serrat

Diplomat en Treball Social i Màster en Coaching i Lideratge Personal

Un comentario de “¿Fracasos? o puntos de vista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *