¿Cómo educo a mis hijos?

Se habla mucho sobre la educación de los hijos, hay diversidad de opiniones al respecto, ¿cómo sabemos si lo estamos haciendo bien?

Un aspecto clave sobre la educación de los hijos es que es necesario PONER LÍMITES, pero no se puede decir que NO a cualquier cosa que nos parezca inadecuada, sino que para poner límites primero debemos conocer en qué etapa evolutiva se encuentra nuestr@ hij@ para saber que límites puede “asimilar” en cada momento.

Cuando nos decidimos a tener hijos muchas en muchas ocasiones no somos conscientes del cambio de vida que nos va a comportar, no tenemos presentes las expectativas inconscientes que tendremos sobre ellos y la manera en que nuestra herencia emocional va a afectar a nuestra manera de educar.

Antes de tener un hij@ deberíamos tener presente los siguientes aspectos:

  • Tener un hij@ es un cambio radical en nuestras vidas: muchos de los planes que tenemos se van a ver afectados durante un largo tiempo y muchos padres se sienten frustrados ya que sienten que sus hij@s no les dejan desarrollarse como persona.
  • Tenemos una herencia emocional que va a determinar nuestra manera de educar: nuestros propios padres nos educaron de una manera, nos inculcaron unos valores que aplicamos a nuestra vida y entre esos valores nos dijeron como se debe educar.
  • Tenemos expectativas sobre como tienen que ser nuestros hij@s: tenemos una idea imaginaria ya formada de cómo serán nuestros hij@s, esa idea que es de perfección puede que haga que nos sintamos frustrados ante la realidad, pues no hay nadie perfecto, y puede provocar que sintamos que hemos fracaso en nuestra educación hacia nuestros hij@s.

La manera en cómo nos educaron nuestros padres determina directamente nuestro estilo educativo para con nuestros hijos, ya sea copiando su modelo o haciendo todo lo contrario para compensarlo. Los principales estilos educativos son tres:

  • AUTORITARIO

Se basa en la imposición de normas, se le exige al niño para hacer cosas para las que no está preparado, el niñ@ no tiene voz, no se le escucha, se le ahoga.

Los niñ@s que se educan bajo este estilo no tienen iniciativa ni creatividad, no tienen motivación para hacer nada ya que no experimentan el éxito y así tienen baja autoestima.

  • PERMISIVO

Se basa en complacer al niñ@, no se le ponen límites. Los padres se avanzan a las necesidades del niñ@ y no se le pide que se esfuerce para conseguir lo que quiere.

Esto hace que los niñ@s educados en este estilo ahoguen sus capacidades y los inutilice, así también tiene baja autoestima.

El niñ@ se vuelve dependiente del adulto, se cree que es obligación de los padres hacerlo todo por ellos y el éxito consiste en conseguir más cosas del adulto, no hay aprendizaje ni gratitud, son pequeños emperadores.

  • EQUILIBRADO

Se basa en ayudar al hij@ a desarrollar sus propios recursos, en un equilibrio entre las necesidades de cura, amor y comprensión.

Debe haber un equilibrio entre lo que le dejamos hacer y lo que le exigimos que haga, teniendo siempre en cuenta su momento evolutivo a la hora de exigir. Con los límites el niñ@ aprende a regular su conducta, construyendo su identidad y autoafirmándose.

Escrito por Rosa Domingo

Rosa Domingo

Psicóloga clínica
Licenciada en psicología y psicopedagogía
Máster en psicología clínica cognitivo-conductual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *