Veneno peligroso: La adicción a la nicotina

el-tabaco-mataLa nicotina es una droga que se encuentra en la hoja del tabaco. Cuando el fumador la inhala, esta va directamente a los pulmones y la sangre. En 7 segundos una cuarta parte de la nicotina ha llegado al cerebro, a través de la arteria pulmonar.

La nicotina es extramadamente adictiva, en dosis bajas Actúa como estimulante, mejorando la capacidad mental, sobre todo la concentración y a dosis altas tiene un efecto sedante del sistema nervioso central al actuar como depresor.

La acción de la nicotina consiste en la activación del centro cerebral del placer y de la gratificación, su estimulación es la responsable de la fármaco dependencia en la cual el sujeto encuentra el efecto euforizante.

La nicotina tiene sus beneficios, la estimulación cerebral por parte de esta mejora las funciones cognitivas, la capacidad de concentración y al mismo tiempo puede reducir las reacciones de estrés, proporcionando una impresión de seguridad y de relajación en situaciones críticas.

La nicotina se une a los receptores para la nicotina en el cerebro y se estimula la liberación de dopamina elevando sus niveles en sangre, generando la sensación de placer y alerta.
La nicotina causa una sensación placentera y distrae al fumador de las sensaciones desagradables. Esto provoca que el fumador quiera fumar nuevamente.

Los fumadores tienden a fumar más cigarrillos conforme el sistema nervioso se adapta a la nicotina, aumentando a su vez la cantidad de nicotina en sangre.

Con el paso del tiempo, el fumador desarrolla tolerancia a la nicotina, el fumador requiere de más nicotina para obtener el mismo efecto que el fumador acostumbraba a obtener con cantidades más pequeñas causando un aumento en el hábito de fumar.

¿por qué es difícil dejar de fumar?

“Cuando terminamos el cigarrillo, el nivel de nicotina en el cuerpo comienza a disminuir más y más. Las sensaciones placenteras desaparecen, y el fumador nota que quiere volver a fumar. Puede que comiences a sentirse irritado y tenso si pospone fumarse un cigarrillo, por lo general, no se alcanzan síntomas de abstinencia graves, como con el alcohol, pero el fumador se siente más incomodo con el pasar del tiempo. Cuando se fuma un cigarrillo, las sensaciones desagradables desaparecen y el ciclo continua…”

La nicotina es tan adictiva como la heroína, es una de las drogas más adictivas que exiten. Con el paso del tiempo la persona se vuelve dependiente físicamente y adicto emocionalmente. La dependencia física causa síntomas desagradables cuando se trata de dejar de fumar. Por otro lado la dependencia emocional hace difícil mantenerse alejado de la nicotina una vez se deja de fumar.

Para dejar de fumar hay que tratar diversos factores,como comento más arriba, cuando los fumadores tratan de disminuir la cantidad de cigarrillos o dejar de fumar, la ausencia de nicotina origina síntoma de abstinencia, tanto físicos como mentales, físicamente el cuerpo reacciona a la ausencia de nicotina se pueden tener síntomas de los más variados, como mareos, ansiedad, irritabilidad, dificultades para concentrarse, aumento del apetito con su aumento de peso.

Emocionalmente, el fumador podría sentir que ha perdido a su mejor amigo.

Estos síntomas pueden causar que la persona empiece a fumar de nuevo para elevar los niveles de nicotina en sangre hasta que los síntomas desaparezcan, realmente el tabaco no relaja, simplemente hacemos que los síntomas de la abstinencia desaparezcan.

Uno de los principales detalles que los investigadores encontraron en los estudios fue que de todos los casos de pacientes que lograron dejar el cigarro, la mayoría fue a través de métodos que no incluían medicamentos sino terapias psicológicas de largo plazo, con seguimiento y apoyo de un especialista por lo menos durante un año para lograr la abstinencia total a la sustancia.

Cómo manejar los síntomas de abstinencia

Los síntomas físicos causan molestias, pero no representan un riesgo para la vida. Aun así, si no se está preparado, estos síntomas pueden tentar a volver a fumar. El tratamiento de reemplazo de nicotina y otras medicinas pueden ayudar a reducir muchos de estos síntomas. La mayoría de los fumadores encuentran que los síntomas emocionales presentan el mayor reto al tratar de abandonar el hábito.

Si se ha estado fumando por determinado tiempo, el acto de fumar se ha vinculado con muchas cosas que  hacemos: despertarse por la mañana, comer, leer, ver televisión y tomar café entre otras cosas.Tomará tiempo desvincular este acto de tales actividades. Por esta razón, incluso si  se está usando terapia de reemplazo de nicotina, puede ser que se siga teniendo deseos fuertes de fumar.

Las justificaciones erróneas sobre el tabaco.

Una manera de superar los deseos o impulsos consiste en notar e identificar justificaciones, a medida que se presenten, las cuales son pensamientos equivocados que parecen tener sentido en ese momento, pero que no se basan en la realidad. Si se opta por creer en tales pensamientos incluso por un corto periodo de tiempo, esto puede servir como manera de justificar el hábito de fumar. Las justificaciones comunes:

• “Sólo voy a fumarme un cigarrillo para soportar esta situación difícil”.
• “Hoy no es un buen día. Dejaré de fumar mañana”.
• “Éste es mi único vicio”.
• “Realmente, ¿cuán dañino es fumar? Tío Juan fumó toda su vida y vivió más de 90 años”.
• “Probablemente, la contaminación ambiental sea tan mala como fumar”.
• “De algo tiene uno que morirse”.
• “La vida no es divertida sin fumar”.

Es probable que se pueda añadir alguna más a la lista. Son mensajes que nos pueden hacer caer en la trampa de volver a fumar. Tenemos que prestar atención , ya que siempre aparecen cuando  estás tratando de dejar de fumar. Una vez aparezca el pensamiento, no piense más en él y sigue adelante.Deberías estar preparado con alguna distracción, un plan de acción, y otras maneras de redirigir tus pensamientos.

Usa estas ideas para ayudarte a mantener el compromiso de no fumar
Evita la tentación. Manténte lejos de personas y de los lugares que te tienten a fumar. Más tarde podrás manejarlos con mayor confianza.

Cambia tus hábitos. Por ejemplo, cambia las bebidas alcohólicas o el café por zumos o agua. Selecciona alimentos que no te den deseo de fumar. Toma una ruta diferente para llegar al trabajo, da un paseo breve, en vez de tomar un descanso para fumar.

Opta por otras cosas para tu boca: utiliza sustitutos que pueda colocar en la boca, tales como chicle sin azúcar, caramelos, vegetales crudos, tales como trozos de zanahoria o frutas.

Mantén tus manos activas: haz algo que reduzca tu estrés. Practica actividades o haz algo que te mantengan las manos ocupadas y que te ayuden a distraerte del deseo de fumar. Sal a caminar, o lee un libro.

Respira profundamente: cuando fumabas, respirabas profundamente al inhalar el humo. Ahora, cuando sientas deseos de fumar, respira profundamente e imagínate que tus pulmones se están llenando de aire fresco y limpio. Recuerda las razones que tuviste que dejar de fumar y los beneficios que obtendrás como ex fumador.

Pospón: si siente la necesidad de encender un cigarrillo,retrásalo. Esperate por lo menos diez minutos. A menudo, este truco sencillo le permitirá superar el fuerte deseo de fumar.

Recompénsate. Lo que estás haciendo no es fácil, y mereces una recompensa. Deposita diariamente en un frasco de cristal el dinero que gastarías en cigarrillos y luego cómprate cada semana algo que te guste. Compra un libro, música, sal a comer fuera, desarrolla un nuevo pasatiempo o apúntate a un gimnasio. O bien, ahorra el dinero para comprar algo importante.

También puedes recompensarte de una forma que no cueste dinero: visita un parque o la biblioteca por ejemplo.

Componentes perjudiciales del tabaco 

Además de la nicotina los cigarrillos contienen otros productos químicos altamente perjudiciales para la salud:

enfermerix-componentes-cigarrillo-2Monóxido de carbono: todo humo de cigarrillos contiene monóxido de carbono, el mismo gas venenoso expulsado por los tubos de escape y las fugas de gas. Dicho gas, al mezclarse con la hemoglobina de la sangre, obstaculiza el transporte de oxígeno por el organismo. En los fumadores empedernidos, la capacidad de transporte de oxígeno en la sangre se ve reducida hasta en un 15%.

• Alquitrán: es un término colectivo que se utiliza para miles de sustancias químicas que se desprenden en el humo del cigarrillo. Asimismo, el alquitrán es la sustancia amarillenta y pegajosa que mancha los dientes y dedos de los fumadores, depositándose asimismo en los pulmones. Fumar entre 20 y 60 cigarrillos diarios, ya sean normales o bajos en alquitrán, provoca una acumulación anual de alquitrán en los pulmones cercana a los 500 gramos. Dicha sustancia es la responsable de la mayoría de las lesiones pulmonares provocadas por el tabaco a los fumadores.

• Gas cianhídrico: el humo visible es tan sólo el 5-8% del total de lo que se produce al consumir cigarrillos. El resto está compuesto de gases invisibles, entre los que se incluye el gas cianhídrico. Este gas venenoso también reduce la capacidad del organismo para transportar oxígeno. Otro de los gases invisibles, la nitrosamina, daña las células de los tejidos y puede producir tumores malignos. El humo de los cigarrillos también contiene sustancias que pueden producir mutaciones genéticas que se han relacionado con el cáncer de pulmón.

Existen muy buenas razones para dejar de fumar. La más importante es que se trata de una adicción que perjudica seriamente la salud, tanto del fumador como de aquellos que le rodean pero si no es suficiente te propongo algunas razones, que podrían ser muchas más, para dejar de fumar:

  • Te sentirás más sano.
  • Ahorrarás dinero.
  • Nadie te recriminará por fumar en su presencia evitando situaciones desagradables.
  • No sentirás irritación y malestar en los ojos, nariz,boca.
  • Tu ropa y tu casa dejarán de oler a tabaco.
  • Sin fumar, los alimentos saben mucho mejor.
  • Cada vez hay más lugares donde no se puede fumar, podrás ir a cualquier parte con      tranquilidad.
  • Mejorará el aspecto de tú piel, de los dientes y el aliento será más fresc
  • Si consigues dejarlo, sabrás que no necesitas el tabaco para enfrentarte a cualquier situación.

Si conseguimos dejar de fumar seremos personas físicamente y emocionalmente más fuertes, aprenderemos a encontrarnos bien sin esa conducta adictiva.

Escrito por Xavi Hernández

Xavi Hernández

Licenciado en psicología
Trabajo en rehabilitación e integración social de personas con enfermedad mental.

Un comentario de “Veneno peligroso: La adicción a la nicotina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *