Vendemos nuestra alma al diablo por una raquítica ración de “zona de confort”

Lauren Sangall es un psicólogo reconocido y un maestro para muchos. Después de más de 35 años de experiencia en la psicoterapia ha desarrollado su propio método llamado Psicohedónia, o como él mismo describe, la Puerta de entrada al Ser.

¿Después de tantos años de experiencia con pacientes, que piensas que busca una persona cuando acude a la consulta de un psicólogo?

El ser humano es un “buscador” por naturaleza. Todos somos buscadores: cada uno a su manera y ”cada loco con su tema” todos andamos tras las huellas del “Dorado”… en busca del “Unicornio”… vagando por el desierto con la promesa de una “Tierra Prometida”… En definitiva, todos vamos persiguiendo la “Felicidad”… sin embargo, a la hora de la verdad y en la práctica lo único que interesa encontrar es un sedante para el dolor. Antiguamente, se acudía al brujo para que este ahuyentara a los malos espíritus… actualmente, se acude al psicólogo para que nos contenga el miedo con algún conjuro psico-mágico y nos devuelva sin más complicaciones a la monotonía habitual que reinaba en nuestras vidas. La verdad es que solemos vender nuestra alma al diablo por una raquítica ración de “zona de confort”.

¿Qué es la felicidad?
Un concepto ideal de la mente. Después, en la práctica, depende de quién la busca y desde donde se esté buscando. Depende del nivel de conciencia del buscador. La forma más básica es la búsqueda fisiológica, a través del cuerpo; entonces la felicidad es sinónimo de placer. Este tipo de goce es siempre transitorio, temporal. Nunca es consumatorio, por lo tanto, en este nivel, la búsqueda continuará eternamente. Después vendría la búsqueda psicológica: seguridad, estima, etc… Es algo más elevado y algo más estable, pero no varía demasiado. En un tercer nivel empezaríamos a entrar en lo trascendente: ahí la “felicidad” no depende ya de los demás, del exterior, sino que va conectándose cada vez más con la conciencia de existir, con el estado natural de las cosas. Es la Celebración de la Existencia. Es la dicha: la alegría sin objeto.

¿Qué herramientas le puede dar un psicólogo a una persona que sufre?
Fundamentalmente, estimular el valor para saber sufrir. ¡La vida duele! Pero olvidamos de continuo que “sin pena… no hay gloria”. Cada persona es un mundo, pero a cada uno, desde su propio nivel se le puede ayudar a desarrollar coraje, conciencia y sensibilidad. ¡Eso es lo necesario!

¿Nos podrías describir el método que has creado?
La PSICOHEDONIA, como método, representa un sistema de Psicología Transpersonal. De hecho es un puente entre la Psicología Positiva y la Psicología Transpersonal. Arranca desde los dominios de la Psicología Positiva, centrándose en nuestras actitudes y capacidades positivas, y va extendiéndose y adentrándose progresivamente en lo Transpersonal. De esta forma, lo que comienza como una serie de recursos psicoterapéuticos, acaba convirtiéndose en una Escuela de Vida y en un auténtico camino de desarrollo psicoespiritual.

Entiendo que la Psicohedonia es también una forma de psicoterapia. ¿Es así?
Desde luego, la Psicohedonia puede utilizarse como psicoterapia, igual que suele hacerse con las técnicas de mindfulness y de meditación, con el “darse cuenta” gestáltico o con la imaginación activa, por citar algunos ejemplos, pero va más allá. La Psicohedonia nos ofrece una referencia estimulante y conciliadora para desarrollar el arte de vivir: desde el coraje vital para encarar la vida, hasta el amor incondicional para celebrarla, pasando por la expansión de la conciencia.

¿Practicar la psicohedonia es incompatible con alguna técnica de psicoterapia o con alguna característica personal?
En absoluto. La Psicohedonia no se incompatibiliza con ninguna psicoterapia, sino que las complementa. Lo que hay que tener en cuenta es el nivel del espectro de la conciencia en el que se encuentre cada uno, y a partir de ahí elegir las prácticas o técnicas psicohedónicas más pertinentes, en cada caso.

Hablando de técnicas, ¿podrías referirnos algunas prácticas características de la Psicohedonia?
Las prácticas psicohedónicas son múltiples y se extienden a todos los ámbitos, pues representa una práctica integral de vida, desde lo físico a lo psicológico y de ahí… a lo espiritual, pues la Psicohedonia constituye un camino de autorrealización. Un tema al que se da una importancia capital es el de estimular la conciencia sensorial, la cual nos lleva a anclarnos en el presente y nos centra en el aquí y ahora.

¿Algún consejo general para empezar a descubrir la Psicohedonia?
La Psicohedonia sugiere el recordar los momentos más vibrantes e impactantes de nuestra vida. La cuestión principal es sentir un anhelo de mayor intensidad para nuestra existencia, el cual comenzará a activar la Disciplina Psicohedónica…

¿En qué consiste la Disciplina Psicohedónica?
En el deseo de saber, de descubrir, de experimentar… Disciplina Psicohedónica es sinónimo de indagar, de cuestionarse… es desarrollar el interés por las cosas, por conocer, por vivir… Ejercitarse en sentir curiosidad, motivación, interés… Por ejemplo: observar un objeto, un insecto… examinarlo con la máxima atención aprendiendo a encontrarlo interesante. Aprender a desarrollar el “gusto de sentir interés”. Poner atención y afecto en lo observado nos lleva a desplegar respeto, empatía y sensibilidad. El desarrollo de la Disciplina Psicohedónica es el primer paso efectivo para celebrar la vida.

Escrito por Rosa Domingo

Rosa Domingo

Psicóloga clínica
Licenciada en psicología y psicopedagogía
Máster en psicología clínica cognitivo-conductual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *