Tu vida es el viaje más importante, ponle conciencia.

A menudo pensamos que tras nuestras vacaciones estivales se acabó lo que se daba, volvemos a la rutina y caemos en cierto letargo mirando hacia nuestro próximo viaje, ¿quizás a final de año?, y entre viaje y viaje nos olvidamos del VIAJE que hacemos cada día, cada minuto, en cada encuentro, el viaje de la vida, ése que realmente nos marca y nos transforma, es el viaje en el que podemos tomar conciencia de nuestro potencial, descubrirnos como exploradores de nuestro entorno, sin caer en repeticiones de patrones que solo hacen que limitar nuestra existencia, hacer un viaje consciente desde y hacia nuestro interior no tiene fecha.

La creciente demanda de psicoterapia pone de manifiesto una mayor conciencia de la importancia de este viaje vital y también abre las puertas a nuevas formas de plantear un acompañamiento alternativo, desde las terapias basadas en el ate: movimiento, biodanza, teatro, música, etc. es decir, herramientas para explorar sintiendo, transgrediendo personajes autoimpuestos.

Navegar y vivir

En este sentido el Arteterapia es un método de sanación que utiliza herramientas y procesos creativos como medio de sanación emocional y social. Al trabajar con un medio no verbal, permite  el acceso directo al inconsciente, amplía la posibilidad de elaborar contenidos a los que no es posible llegar desde otras vías. Especialmente  en casos en los que la capacidad de relación y la comunicación verbal es difícil o están dañados. Es un instrumento de gran utilidad en casos de daños del lenguaje o  en el hemisferio izquierdo, en la parte racional  del cerebro, ya que se trabaja desde el hemisferio derecho  es decir desde lo  no analítico, lógico o racional. En Arteterapia nos servimos de  un lenguaje más allá de lo puramente mental y ello es interesante, tanto para personas sanas que buscan potenciar otros niveles de la existencia , como para personas con problemas como neurosis, autismo, con shocks o traumas,  muy retraídas o con problemas para comunicarse.

Trabajar con las personas mediante el arte es hacerlo con lo simbólico, es decir no se aborda el conflicto directamente sino a través  de símbolos, del arte (la pintura, la arcilla, la danza, el teatro, la fotografía, el collage, la música, la escritura, etc. ). Así, las resistencias habituales a tocar lo doloroso, lo inconcluso, lo que no  se quiere ver, disminuyen, porque quien está en un proceso de arteterapia siente que está jugando o creando, no yendo directamente al conflicto. El arteterapeuta logra ir a lugares difíciles del paciente   de manera sencilla, fluída. No interesa el objeto bello ni la contemplación de  lo   estético en sí misma,  sino el proceso creador por el que la persona -a través de herramientas artísticas como, pintar, bailar, cantar, escribir, interpretar, modelar, etc.-  conecta con  la parte de sí menos vista y también menos condicionada socialmente, y lo expresa,  es decir, hace una salida emocional y lo simboliza.

Además del tratamiento de conflictos, el arteterapia es una herramienta de crecimiento personal en el sentido más existencial o espiritual. Trabajar con  el  inconsciente entraña hacerlo con el nivel más íntimo, existencial, con la búsqueda personal más profunda, con el sentido de vida, que  se expresa a través del arte y que conecta  también con el inconsciente colectivo, con las imágenes primordiales. Es muy potente en el aspecto de crecimiento personal  porque se trabaja   con el  juego simbólico –no lógico o racional- y en grupo,  donde se  comparte y se establecen vínculos de relación más sanos que el mundo social convencional en el que estamos inmersos. En el caso de actividades en  grupo, en él se comparte, sus miembros se vinculan entre sí a través del  juego y  desde el plano más esencial de  la personalidad, el juego  nos conecta desde aspectos más puros o más infantiles, si se quiere.

También  resulta de enorme utilidad para los artistas en situación de bloqueo. Y finalmente se puede desarrollar también para aquellas organizaciones o empresas de cualquier actividad, que quieren dar un salto en el plano de la creatividad o innovación.

Hay mucho sufrimiento y estamos muy necesitados de llevar una vida más auténtica, más relacionada con quienes somos que con lo que nos dicen que tenemos que ser, o como se supone que  hay que vivir hoy para tener coche, casa, o sobrevivir a la crisis, pero, ¿sólo te lo vas a plantear en tus vacaciones de verano?, quizás este es uno de lo retos que se nos plantea, encontrar espacios y personas que nos acompañen en un viaje vital, que no toma vacaciones.

Escrito por Javier Melguizo Escuela Hephaisto

Javier Melguizo Escuela Hephaisto

Terapeuta Gestalt formado en Equipo Centro y CIPARH. Licenciado en Bellas Artes por la UCM. Formado en técnicas corporales, Bioenergética y meditación. Más de 15 años de experiencia en conducción de grupos. Formador en expresión plástica-corporal y Arteterapia, he creado mi propia manera de formar o acompañar en el arte y de hacer Arteterapia, a la que llamo Integración Creadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *