Trastorno paranoide de la personalidad

Según el DSM-V un trastorno de la personalidad es un patrón persistente de experiencia interna y comportamiento que se desvía marcadamente de lo esperado según el entorno cultural del sujeto. Siendo un fenómeno generalizado, con su inicio en la adolescencia o principios de la edad adulta, estable a lo largo del tiempo y que crea un malestar subjetivo o deterioro.

En concreto, el trastorno paranoide la personalidad se definiría como la tendencia sin justifictrastorno-paranoide-L-m3u4J7
ación alguna a interpretar las acciones de los otros como deliberadamente amenazantes o degradantes.

En cuanto a las causas de dicho trastorno, aunque no se conocen, sí que parece presentarse en familias con antecedentesde padecer trastornos psicóticos o trastornos delirantes de tipo persecutorio y con ello, se podría sugerir que los genes tienen algo que ver con el desarrollo del problema.

Puede también deberse a experiencias negativas durante la infancia con una atmósfera doméstica negativa y con episodios de extrema tensión que provoca inseguridad en el niño, por lo que las consecuencias sociales llegan a ser graves: rupturas familiares y con amigos, pérdida de empleo, vivienda…

El trastorno aparece en los primeros años de la edad adulta y las personas catalogadas como paranoides, tienden a la desconfianza, la suspicacia, susceptibilidad, creer tener siempre razón y en cambio culpabilizar a los demás de todo, además de no aceptar las críticas.

Tienen dudas injustificadas sobre la “lealtad” de sus amigos o la fidelidad de su pareja y les cuesta aceptar que se equivocan. Su problema les lleva, incluso, a mostrar reticencia a confiar en los demás por temor injustificado a que la información que compartan vaya a ser utilizada en su contra, lo que le dispondrá a reaccionar con ira o a contraatacar.

Suelen aparentar frialdad, pero en realidad sólo es un intento de evitar que los demás conozcan sus puntos débiles y puedan aprovecharse de ello; son muy rencorosos, y nunca olvidan un insulto o una crítica pudiendo albergar resentimientos sin fundamento durante un largo período de tiempo.

Las personas con este tipo de trastorno suelen ser incapaces de reconocer sus propios sentimientos negativos hacia los demás pero, por lo general, no pierden el contacto con la realidad.

En cuanto al tratamiento establecido para el trastorno paranoide de la personalidad hay que indicar que sin tratamiento, este trastorno puede llegar a ser crónico y que en principio es difícil que la persona con éste trastorno quiera acudir a consulta de manera voluntaria, por lo que suele ir arrastrado por algún familiar. Y aún así, la alianza terapéutica entre terapeuta y cliente es muy complicada.trastornos-personalidad

En caso de no querer colaborar acudiendo a terapia las posibilidades se acotan al tratamiento farmacológico, de manera que al menos, se consigue minimizar y controlar los efectos del trastorno.

El tratamiento de elección son los antipsicóticos. Debido a la poca conciencia de la enfermedad que tienen los pacientes, no suelen ser buenos cumplidores con la medicación y por otro lado, como los efectos secundarios les provocan recelo, es conveniente usar dosis moderadas, empezando por dosis bajas.

Se consigue calmar las alteraciones de conducta y aunque el delirio no suele desaparecer, si que se consigue mitigar.

Escrito por Yasmin Shehadeh Alandete

Yasmin Shehadeh Alandete

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia.
Habilitada como Psicóloga General Sanitaria.
Actualmente y desde hace 8 años, trabajo como Integradora Social en San Juan de Dios, Servicios Sociales, con el colectivo de personas en situación de sin hogar con patología dual.
Preparando las oposiciones para Psicólogo Interno Residente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *