Trastorno Histriónico de la Personalidad

Siempre que se habla sobre salud mental y más específicamente sobre “trastornos mentales” concretos, es decir categorías diagnósticas determinadas que definen un conjunto de sintomatologías, es conveniente hablar con prudencia e insistir en los matices y detalles personales antes que llevar a cabo categorizaciones psicopatológicas cerradas y rotundas, basadas en manuales de diagnóstico cada vez más cuestionados por la excesiva influencia de grupos de presión de la industria farmacéutica en su diseño. Existe la tendencia, debido a la ineficiente formación académica basada frecuentemente en las corrientes patologicistas predominantes, a concebir de forma reduccionista y general el sufrimiento humano, intentándolo encorsetar en categorías diagnósticas o en teorías limitadas y limitantes. Por suerte cada más, se abre paso con fuerza una concepción más integral de la psicología que tenga en cuenta las diferentes esferas personales, tanto emocional, cognitiva, relacional y afectiva entre otras, de forma que se pueda ver más allá de la “sintomatología” o situación manifiesta, comprendiendo a la persona como se merece, de forma humana.

El objetivo de esta breve reflexión introductoria, era contextualizar el presente artículo sobre el llamado “Trastorno Histriónico de la personalidad”. Expondremos los mencionados criterios diagnósticos del manual diagnóstico DSM-IV (expondré los criterios del cada vez más cuestionado manual porque es el que formalmente postula este “trastorno”, no por otra razón) y reflexionaremos sobre la psicología de las personas que tienen patrones de personalidad similares a estos criterios.

Antes de exponer los criterios del manual diagnóstico conviene insistir en que estos criterios se basan en rasgos de personalidad normales, presentes en mayor o menor medida en todas las personas, es decir que todos podemos presentar cierta concordancia con alguno de los criterios.theatre

Los criterios que marca el manual DSM-IV para su diagnóstico son los siguientes:

Un patrón general de excesiva emotividad y una búsqueda de atención, que empiezan al principio de la edad adulta y que se dan en diversos contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:

1. no se siente cómodo en las situaciones en las que no es el centro de la atención. 2. la interacción con los demás suele estar caracterizada por un comportamiento sexualmente seductor o provocador. 3. muestra una expresión emocional superficial y rápidamente cambiante. 4. utiliza permanentemente el aspecto físico para llamar la atención sobre sí mismo. 5. tiene una forma de hablar excesivamente subjetiva y carente de matices. 6. muestra autodramatización, teatralidad y exagerada expresión emocional. 7. es sugestionable, por ejemplo, fácilmente influenciable por los demás o por las circunstancias. 8. considera sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad.

 

La utilidad práctica que tienen estos criterios, bajo mi punto de vista, es orientar a los profesionales sobre ciertos teatro mascaraspatrones psicológicos que pueden comportar conflictos a nivel emocional, y este es para mí el punto interesante de reflexión sobre las personas con marcados rasgos histriónicos: la excesiva teatralidad de las vivencias emocionales y la búsqueda de atención de los demás pueden provocar a la larga el aislamiento de los demás hacia la persona que presenta estos patrones, por la superficialidad e inestabilidad que presentan, e incluso el aislamiento de la persona sobre si misma al no saber discernir en qué medida es ella misma o el personaje dramatizado que manifiesta en contextos sociales.

 

En el contexto terapéutico, a la hora de trabajar con una persona que presenta un patrón de personalidad similar, es conveniente tratar de forma integral las diferentes facetas de la vida que se puedan ver afectadas, fomentando la toma de conciencia de uno mismo como medio para el cambio y el crecimiento personal. Algunas líneas terapéuticas que se podrían llevar a cabo con personas que presentan rasgos histriónicos marcados serían las siguientes:

  • Tomar conciencia de estos patrones emocionales y comportamentales y reflexionar sobre las motivaciones propias que los originan.
  • Aprender a identificar las propias emociones y qué las origina para seguidamente aprender a gestionarlas de una forma más adaptativa y saludable, reduciendo la impulsividad.
  • Trabajar patrones de interacción social no manipulativos para poder establecer relaciones de igualdad no coercitivas ni excesivamente demandantes.

 

Para concluir este artículo quiero insistir en que ninguna persona es un trastorno ni enfermedad (sería un error identificar a la persona con un problema, puesto que el problema en si mismo no la define), las personas pueden presentar trastornos mentales y también pueden, simplemente, tener patrones psicológicos determinados que les comporten una mayor conflictividad en su vida diaria. Ningún patrón psicológico surge del vacío, todos somos resultado de la suma de factores genéticos, de pautas de interacción familiar y social en general, de diferentes aprendizajes que hemos realizado a lo largo de nuestra vida, de esta forma somos también libres de cambiar en la medida que queramos y que lo necesitemos, de reaprender y crecer personalmente.

 

 

Escrito por Adrià Gilabert

Adrià Gilabert

Licenciado en psicología en la Universitat Autònoma de Barcelona, máster de Práctica Clínica en la fundación AEPCCC, Máster de Conducción de Grupos Universitat de Barcelona.

Llevo a cabo psicoterapia individual por cuenta propia, en el centro UAP de Barcelona y en el Centre Mèdic Mollet.

También trabajo con grupos en los ámbitos clínico, social y formativo.

2 comentarios de “Trastorno Histriónico de la Personalidad

  1. Terminé hace 2 meses una relación con una persona con estas características o rasgos, todo cuadra pero no me atrevo a dar un diagnostico ya que no tengo la formación necesaria para hacerlo,. como tampoco he tenido las herramientas necesarias para poder ayudar, aunque de verdad, lo intenté.
    Solo estuvimos 5 meses juntos y al principio super bien y parecíamos super enganchados el uno al otro. Con el paso del tiempo se fueron manifestando los “síntomas” que se describen, o al menos la gran mayoría de ellos.
    Me decia de borrar cualquier foto de antiguas novias mías aunque fuera de hace 10 años mientras ella mantenía contacto con un amigo intimo desde los 15 años (ahora tiene 29).
    Al final teníamos discusiones casi día si y día no..Nos estábamos viendo/durmiendo los 7 días de la semana y le dije que necesitaba algo de espacio, que necesitábamos oxigenar la relación. Eso provocó llantos inexplicables, crisis, discusiones y finalmente la ruptura.
    Ella está viendo un psicólogo desde hace 2 años y por ello creo que decía que no mentía, que era una persona responsable-hacía bastante hincapié en ello- aunque en la ultima conversación/encuentro que tuvimos escuché 3 mentiras suyas (esto fue 1 mes después de que yo dejara la relación). Creo que me ha mentido sobre varias cosas pero ya da igual.
    También me dijo que se arrepentía de haberse relacionado conmigo y que yo no le había aportado nada y creo que en eso fue cruel porque yo intenté ayudarle pero no sabía como.
    Como apunte, en un par de ocasiones se pegó en la cara y con el casco de la moto se dio en la cabeza también, solo puedo decir que me asusté.
    Lo malo, aparte lo malo que lo pasamos los 2, fue que perdí 2 amigos ya que creo que me pintó como un ca… , aunque la verdad ellos tampoco se han molestado en interesarse por mi.
    Hay riesgo de que esa persona me busque?
    Gracias, pero es que repasando todo creo que caigo en el error de ver demasiada culpa en mi comportamiento y me siento deprimido con todo este asunto. los 2 últimos meses de la relación fueron los mas intensos emocionalmente de mi vida. puro agotamiento.
    Yo personalmente estoy buscando psicologo porque de tanto investigar me doy cuenta de que para sufrir este tipo de situación alguna “tara” debo tener.

  2. Pingback: Trastorno histriónico de la personalidad - Somos Psicología y Formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *