Todo aquello que no te dije

Heart_in_the_sky

Hoy pienso en todo aquello que no llegue a decirte, en lo que me quede para mi y solamente yo se.

Cuando perdemos a una persona nos queda un vacío existencial, cargado de cosas que  no hicimos con ella o que no le dijimos.

Lo que más nos viene a la cabeza es en aquello en lo que fallamos, nos viene a la cabeza el error que cometimos y nos culpabilizamos una y otra vez por no pedir perdón. Las cosas que nos carcomen, aquellas que nos desmontan la vida suelen ser pequeñas vivencias, dias malos que nos atrapan y nos hacen vivir sumidos en la pena.

La realidad es que somos capaces de actuar como si fuéramos nuestro propio verdugo, atemorizándonos con pensamientos cada vez más negativos. Nuestra imaginación no juega limpio y nos presenta cada vez momentos más dolorosos. Estos momentos son claves porque son capaces de despertar otros recuerdos almacenados en recovecos de nuestra mente.

En la labor de producirnos dolor somos los más expertos. Nos conocemos, estamos expuestos a nuestras miserias y actuamos sin calculos previos.

Cuando perdemos a una persona la vida se detiene por unos instantes rememoramos todo aquello vivido con esa persona y le damos mayor intensidad. Las cosas vividas con ella se identifican con mayor rapidez y cobran valor distinto.

La culpa, por tanto, es difícil de detener, todo parece ir en nuestra contra pero no todo esta perdido. Los momentos malos, solo son eso, dias de paso entre momentos inolvidables, por encima de ellos estan todos los dias en que viviste con ella rodeado de sonrisas. La vida vale más por lo positivo y por la ilusión de seguir consechandolos. Eso es lo realmente importante y lo que nos unía a esa persona.

Tenemos que tener en cuenta que las personas que nos quieren estan con nosotros porque nos aceptan tal y como somos. Con nuestros defectos y malos ratos. Eligen ser parte de nuestros días aunque nos equivoquemos porque lo bueno les compensa, porque se quedan con la luz que se queda. Debemos creer, por tanto, que ni ese gran error nos separo de ella en aquel momento, ni nos aleja ahora, porque siempre estará en nosotros aquello que fue.

Hoy te recuerdo y te digo todo aquello que no pude decirte, todo aquello que tu  ya sabias y que respetabas

Escrito por Inés Català Borredà

Inés Català Borredà

Licenciada en psicología
Máster en Psicopatología, neuropsicología y salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *