Lujuria

La lujuria, a diferencia de las conductas sexuales consideradas normales o socialmente aceptadas,  es la exacerbación, el desorden o la falta de control del deseo sexual; por su parte, la lascivia -relacionada con la lujuria- es el apetito o deseo excesivo de placeres sexuales. La moral religiosa ha restringido históricamente el comportamiento sexual humano considerado…

Pereza

Este artículo lo dedicamos a LA PEREZA, la pereza (en latín, acidia) refiere a la incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia de uno mismo. Cuando se habla de pereza no se refiere a las conductas ociosas, si una persona se dedica al disfrute de la los placeres de la vida, eso no…

Envidia

Seguramente habéis escuchado en más de una ocasión: ¡vaya qué bien! ¡Me alegro por ti que envidia más sana me das! MENTIRA. Si una persona se alegra por ti no puede sentir envidia. La envidia no es sana la envidia corroe y saca nuestro peor lado. Por ello, supongo, que comúnmente se la conoce como…