Ludopatía: cuando jugar es una adicción.

Egipto (3.000 años a.C.). China (2.300 años a.C.). India (1.500 años a.C). Cualquiera de estos escenarios sirve para hacernos una idea del tiempo que lleva el juego instaurado en la sociedad y la cultura. En el Código de Hammurabi ya se regulaba tanto su uso social como su valor fiscal. En la civilización romana, el…

Adicción al sexo: hipersexualidad

Como cualquier sustancia capaz de generar placer (como consecuencia de un aumento de dopamina en el núcleo accumbens), el sexo puede conseguir un resultado similar a cualquier droga en lo que a adicción se refiere, puesto que el bienestar obtenido por el éxtasis sexual refuerza la repetición de la conducta generadora. Así, el sexo puede…

La vigorexia, un trastorno silencioso

La vigorexia, en lineas generales la podemos definir como una obsesión por el cuerpo, una búsqueda del desarrollo muscular; formas físicas «ideales». Se manifiesta principalmente en hombres jóvenes con poca autoestima, obsesivos, controladores y que generalmente han sufrido algún tipo de discriminación social por su físico. Ser adicto al alcohol por ejemplo, provoca problemas serios…

Diario de un cocainómano en rehabilitación

La primera sesión con mi psiquiatra estuve demasiado a la defensiva no quería escuchar lo que él me decía, para mi aquello era una pérdida de tiempo, solo acudía porque se lo había prometido a mi novia. La última bronca que tuvimos fue diferente a las demás y sabia que solo con palabras no iba…

Sólo existo cuando siento: adicciones emocionales

Los seres humanos somos seres sensibles, sentimos desde que nacemos, desde que estamos en el vientre de nuestra madre, percibimos y sentimos los estímulos que nos llegan del exterior. A medida que crecemos y nuestro sistema cognitivo se va desarrollando, a esas sensaciones que nos llegan del exterior, le añadimos las interpretaciones de lo que…

Lujuria

La lujuria, a diferencia de las conductas sexuales consideradas normales o socialmente aceptadas,  es la exacerbación, el desorden o la falta de control del deseo sexual; por su parte, la lascivia -relacionada con la lujuria- es el apetito o deseo excesivo de placeres sexuales. La moral religiosa ha restringido históricamente el comportamiento sexual humano considerado…