¿Soy adicto a la cafeína?

Adicción gorraSon las 7:30h. de la mañana de un día laboral cualquiera y a Jose (35 años) le suena el despertador. Tras levantarse, ducharse y vestirse se prepara su taza de café, sobre la cual tiene la sensación de que “no me puedo poner en marcha hasta después de mi primer café matinal”. Una vez ya en su trabajo, el cual le gusta pero reconoce que a veces tiene puntas de estrés, a media mañana se toma su segundo café del día. Concluida la mañana, durante la comida decide tomarse un refresco de cola y al final su tercer café del día. Al llegar a casa y sentirse cansado y con un ligero dolor de cabeza, antes de cenar se toma su segundo refresco de cola del día. Por último, al irse a dormir, escucha la radio o ve la televisión ya que siente que es la forma de conciliar el sueño porque si no le cuesta dormir. De hecho, realmente no duerme las ocho horas aconsejables.

Esta pequeña historia que he narrado, seguramente resultará familiar y realmente habitual, pero permitirme tratar de explicar el “papel” de la cafeína en la misma.

De entrada, hemos de considerar que la cafeína consumida de manera habitual no produce daños graves en la salud y no es considera como una sustancia peligrosa. Sin embargo, su consumo puede llegar a producir adicción e incluso síndrome de abstinencia.

Podemos afirmar que se trata de la droga de mayor consumo en el mundo (80% de la población adulta mundial, llegando al 90% en EE.UU.) En cuanto al café, el consumo mundial alcanza la cifra de 1,6 mil millones de tazas de café al día.

La cafeína actúa como droga psicoactiva o estimulante por su acción de bloqueo sobre los receptores de la adenosina en el cerebro, los cuales contribuyen en generar la sensación de cansancio y la necesidad de dormir, a la vez que facilita el trabajo de algunos estimulantes naturales como la adrenalina o la dopamina. Es por ello que el consumo de cafeína disminuye el sueño y produce un estado de alerta y energía temporal, con lo que si acostumbramos a nuestro cuerpo a su dosis diaria”, con el tiempo puede llegar a producir cambios en nuestro cerebro al haberse acostumbrado y adaptado al suministro de esta dosis.

Su metabolismo es que después de 30-45 minutos de su consumo alcanza el torrente sanguíneo. Posteriormente se distribuye por el agua de todo el cuerpo y acaba siendo metabolizada y expulsada en la orina, lo que produce una vida media de la cafeína en el interior del organismo de aproximadamente 4 horas.

La cafeína se encuentra en diversos productos como café, chocolate, cola, bebidas energéticas, té y ciertos medicamentos. El contenido medio de algunos de los alimentos, bebidas y fármacos más comunes son:

Taula mg.

En Europa, la población adulta consume un promedio de 200 mg diarios (100-400 mg).

Roland Griffiths (2011), profesor en los departamentos de psiquiatría y neurología en la Escuela de Medicina de la universidad Johns Hopkins (EE.UU.), afirma que estudios recientes demuestran que las personas que ingieren un mínimo de 100 mg. de cafeína por día podrían llegar a adquirir una dependencia física que producirían alguno de los síntomas propios de abstinencia después de estar entre 12 y 24 horas sin tomar cafeína, alcanzando su máximo tras un periodo de entre 20 y 50 horas de abstinencia:

  • Dolor de cabeza
  • Fatiga o somnolencia
  • Problemas de concentración
  • Depresión o irritabilidad
  • E incluso síntomas similares a los de la gripe, con dolor muscular, náuseas y rigidezCoffee-brain

Con una duración aproximada de la sintomatología entre ocho y doce días, en donde el 50% de las personas que consumen cafeína a diario tendrían un síndrome de abstinencia si dejaran de tomarla y sobre un 13% llegarían a presentar un síndrome de abstinencia severo, que comporta incluso ausentarse al trabajo, cancelar eventos, y quedarse en cama pensando que están pasando una gripe. Teniendo en cuenta que los efectos de la cafeína varían de una persona a otra en función de su grado de sensibilidad a esta sustancia.

Volviendo a nuestro amigo Jose del principio, hemos visto que su consumo medio diario es de 3 cafés y 2 refrescos de cola, que equivaldría a 368 mg. de cafeína/día. Podemos decir que Jose tiene un consumo de cafeína que está dentro de la media europea y que podría presentar adicción y síndrome de abstinencia.

A veces, Jose, que como hemos visto consume bastante cantidad de cafeína los días laborables, presenta los síntomas propios del síndrome de abstinencia que hemos visto durante los fines de semana o incluso durante las vacaciones, sin saber realmente lo que le pasa y su causa. La solución la puede encontrar tomando algún analgésico de los que contienen cafeína, lo que le lleva a pensar que su mejoría la produce el analgésico, cuando la realidad es que podría deberse a la cafeína que éste contiene.

Esto nos puede llevar a pensar que un porcentaje de las personas que consumen cafeína regularmente, tal vez lo estén haciendo más para paliar o evitar los síntomas de abstinencia, es decir por necesidad, que tan sólo porque les apetezca.

Por último, desde aquí os invito a tratar de pasar 12 días sin tomar nada de cafeína, ya que lo positivo de la cafeína, al compararla con otras drogas, es su corta duración de su sintomatología de abstinencia asociada. De esta forma se puede comprobar si se presentan dichos síntomas así como si desparecen tras este período. Yo ya lo he probado y tengo que confesar que creo que me puedo considerar adicto a la cafeína.

Muchas gracias,
xavi martí

 

Referencias

Roland R. Griffiths (2011). Caffeine and our culture by Janet Kornblum. Alumni magazine, Stevenson school. Recuperado el 10 de abril de 2015 de http://janetkornblum.com/wp-content/uploads/2014/05/Stevenson_Mag_SprSmr2011_Griffiths-1.pdf

Alan J. Budney, Pamela C. Brown, Roland R. Griffiths, John R. Hughes, and Laura M. Juliano. (2013). Caffeine Withdrawal and Dependence: A Convenience Survey Among Addiction Professionals. Journal of Caffeine Research. June 2013, 3(2): 67-71. doi:10.1089/jcr.2013.0005.

Catherine L.W. Striley, Roland R. Griffiths, and Linda B. Cottler (2011). Evaluating Dependence Criteria for Caffeine. Journal of Caffeine Research. December 2011, 1(4): 219-225. doi:10.1089/jcr.2011.0029.

Steven E. Meredith, Laura M. Juliano, John R. Hughes, and Roland R. Griffiths. Caffeine Use Disorder: A Comprehensive Review and Research Agenda. Journal of Caffeine Research. September 2013, 3(3): 114-130. doi:10.1089/jcr.2013.0016.

Roland R. Griffiths & Laura M. Juliano (2004). A critical review of caffeine withdrawal: empirical validation of symptoms and signs, incidence, severity, and associated features. Psychopharmacology. October 2004, Volume 176, Issue 1, pp 1-29. DOI 10.1007/s00213-004-2000-x

NAH (1996). Caffeine Content of Food and Drugs. Nutrition Action Health Newsletter. Center for Science in the Public Interest. December de 1996. Archivado desde el original el 14 de junio de 2007. Recuperado el 15 de abril de 2015 de http://web.archive.org/web/20070614144016/http:/www.cspinet.org/nah/caffeine/caffeine_content.htm

From National Geographic (2015). ¿Cómo sería la vida sin café?. Recuperado de http://www.nationalgeographic.es/noticias/medio-ambiente/la-vida-sin-cafe

EUFIC (2007). La cafeína y la salud. Recuperado de http://www.eufic.org/article/es/artid/cafeina-salud/

Escrito por xavi martí

xavi martí

Psicólogo, Kinesiólogo educativo y Coach personal

Psicólogo colegiado, con orientación cognitivo-conductual, humanista, constructivista y mindfulness.
Asesor técnico en Kinesiología Psicoenergética, Instructor autorizado de Brain Gym® (Kinesiología Educativa).
Coach certificado por Essential Institute (alineado con los criterios de certificación de la ICF).
Curso CP-1 en BioNeuroEmoción (Biodescodificación), por el Instituto Español de BioNeuroEmoción (ieBNE).

Y sobre todo, padre de familia !!!

Un comentario de “¿Soy adicto a la cafeína?

  1. Yo ya no tengo ningún efecto con la cafeína y me le puedo tomar como agua. Soy distímico o depresivo crónico o tengo depresión refractaria y me he tomado todos los medicamentos que indican el protocolo. Antipsicóticos incluidos. También he tomado por mi cuenta efedrina level para animarme un poco. Me gustaría hacerte una pregunta, la efedrina la he dejado y los antipsicóticos. Si dejara pasar esos doce dias al menos notaría el empujón de la cafeína?. Un abrazo y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *