Si no te quisiera no seria celoso…

¿Cuántas veces hemos escuchado esto? ¿Cuántas veces nos lo han dicho? O… ¿Cuántas veces lo hemos dicho?

La gran mayoría hemos visto por la calle o en una cafetería escenas embarazosas donde una pareja discute de manera acalorada a causa de los celos, incluso alguno puede sentirse identificado con estas situaciones.

Mucha gente piensa que los celos son normales dentro de una relación de pareja, ya que de lo contrario no habría amor. Otros pocos en cambio, opinan que no hay que ser celoso si no se da motivos para ello.

A mi parecer, los celos son como un cóctel explosivo, compuesto de 3 ingredientes. Por un lado, la desconfianza hacia la otra persona, por otro, una baja autoestima por parte de quien siente esta emoción, y por último, la posesión.

Se puede decir que los celos funcionan como un mecanismo de defensa para garantizar la estabilidad de la pareja ante posibles amenazas llegadas por parte de otras personas.celos-celotipia

¿Pero qué sucede cuando los celos se vuelven patológicos? Entonces hablamos de la celotipia donde la persona que la sufre cree de manera rotunda que su pareja le está engañando, aunque no tenga constancia de ello ni prueba alguna que lo verifique.

Todo su mundo gira en torno a éste tema. Lo que oye y escucha lo interpreta a favor de esa creencia de que le están siendo infiel. La duda no tiene cabida, sus sospechas las vuelve realidades y construye pruebas que confirmen la creencia. No admiten los argumentos racionales de las personas cercanas.

Los celos patológicos repercuten negativamente en los sentimientos y comportamiento de quien los padece y están acompañados de sentimientos de inseguridad, auto-compasión, hostilidad y depresión y como consecuencia próxima, destructivos para la relación de pareja.

Las manifestaciones suelen ser diferentes en hombres y en mujeres. Por lo que respecta a las mujeres, tienen un comportamiento más histérico y depresivo, a menudo con amenazas de suicidio, con alto grado de culpabilidad. En cuanto a los hombres, reaccionan a través de síntomas paranoicos y obsesivos, con actitudes agresivas.

Desde mi punto vista, en una relación de pareja lo primero que ha de existir es la confianza y ante unos posibles celos catalogados como “sanos” la comunicación es esencial para evitar que se pueda producir lo que hemos llamado celos patológicos.

 

Escrito por Yasmin Shehadeh Alandete

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia.
Habilitada como Psicóloga General Sanitaria.
Actualmente y desde hace 8 años, trabajo como Integradora Social en San Juan de Dios, Servicios Sociales, con el colectivo de personas en situación de sin hogar con patología dual.
Preparando las oposiciones para Psicólogo Interno Residente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *