Operación «Bikini»

Cada año igual, se acercan estas fechas y nos entra el miedo a la par que vergüenza de enseñar esos quilos de mas en público.

Bajo mi punto de vista, y muchos de mis compañeros de mi sector me apoyarían; querer estar en forma un mes al año es, no solo un error, sino un fracaso anticipado.

En cualquier caso si a principio de junio contratas un entrenador personal y le dedicas todo el esfuerzo que te propone, estoy seguro que conseguirás tus objetivos, siempre y cuando se parta de una base en la cual, ya prácticamente te encuentras en un peso ideal (margen de 2-3kg) y tengas experiencia en el mundo del ejercicio y te alimentes de forma adecuada y saludable.

Si esto no es así, el choque seria brutal y difícilmente cuaje, por no decir imposible.

¿Por que choque brutal? Porque no podemos hacer en un mes algo que cuesta saludablemente meses. Si existe algun programa milagroso que asegura cambiará tu cuerpo en pocos días no es saludable; estarás expuesto/a a lesionarte con mucha facilidad a causa de; no solo quizá no estar habituado/a a realizar ejercicio sino a hacerlo de forma desenfadada (tal y como te apetecerá por la ansiedad de resultados rápidos y por como estos programas están desarrollados).

Apartándome del ejercicio pero estrechamente ligado al objetivo están las dietas y su efecto rebote. Si no consumes alimentos de forma saludable en 11 meses ¿lo harás de forma drástica en 1?, y si es el caso al final de cuentas el tiro sale por la culata, rápidamente lo dejamos y el efecto rebote de estas hacen que perdamos la esperanza.

Justamente de esto se trata de no depositar la esperanza en algo o alguien que nos promete aquello que mas anhelamos.

Como casi todo (dejo un margen con ese «casi») los resultados y sobre todo los duraderos requieren esfuerzo y dedicación. No debemos jugar con nuestro cuerpo, debemos escucharlo y atender a sus necesidades siendo el siempre el que tiene la ultima palabra.

A nadie se le escapa que realizar ejercicio de verdad, es duro y que muchas veces recurrimos a excusas tan trilladas como «si me como esto por una vez no pasa nada» o «si esta semana no voy al gimnasio no sera un drama». Debemos ser objetivos y realistas.

¿Queremos cambiar nuestro cuerpo verdad? por consiguiente debemos modificar nuestro metabolismo y eso no lo conseguimos con cardio durante un periodo de tiempo relativamente largo a una intensidad media; así no quemaras las suficientes calorías como para conseguir esa «figura de playa». La verdad es que necesitas cardio, si, pero adaptado a tu condición física y si eres una persona sana, cardio intenso y no nos olvidemos del trabajo de fuerza, necesitaras levantar peso, mucho peso, mover quilos y jugar en el bando del desafió; no realizar sentadillas como un levantador de peso libre pero si acabar tu serie de piernas con la sensación de que estas realmente han trabajado y no con una leve sensación de fatiga.

Al final solemos complicarnos mas de lo debido.

Si realmente fuésemos capaces de dedicar unos minutos al día (con esfuerzo, es decir, con intensidad) a realizar ejercicio no necesitaríamos «correr» unas semanas previas al verano (con los riesgos que he mencionado al principio) y no solo llegaríamos al verano con un cuerpo saludable sino que mejor aun, ¡lo mantendríamos todo el año!.

¿Quien nos dice que el día de mañana en pleno invierno por cualquier motivo nos regalen un viaje al Caribe?

Escrito por Diego Pérez

Diego Pérez

Entrenador personal.
Técnico en musculación, fitness y actividades dirigidas.
Instructor del método Pilates Matwork.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *