Oh Capitán mi Capitán!

 

EN MEMORIA DE ROBIN WILLIAMS

robin williams

 

“Coged las rosas mientras podáis,

veloz el tiempo vuela,

la misma flor que hoy admiráis

mañana estará muerta”

 

Robert Herrick  To the Virgins, to make much of Time.

Esta oda a la vida es el poema que Robin Williams hace recitar a un alumno en el principio de la película “El Club de los Poetas muertos”, el primer acto heroico de un profesor que intenta insuflar a sus jóvenes estudiantes la filosofía del “Carpe Diem”, la pasión por la vida, por la literatura, por el arte, por trascender una existencia llana y posiblemente insulsa e ir más allá.

El personaje del profesor empieza a dar clases de literatura, por primera vez en un internado de carácter ultra conservador, y levanta los recelos y suspicacias del resto del profesorado y dirección del centro, al desafiar los estándares reaccionarios del sistema educativo vigente, llevando a cabo su revolución personal, su lucha por la libertad de pensamiento de los adolescentes.

La mayoría de los alumnos, al principio desconcertados por la perspectiva vital rupturista, que su profesor les transmite, acaban empapándose de esta nueva filosofía, que irrumpe como un viento huracanado en sus vidas, sacudiendo los cimientos del pensamiento único que la sociedad les imponía y se lanzan desbocadamente a descubrir el mundo y a si mismos, por coger las rosas mientras están a tiempo.

El club de los Poetas Muertos no es tan solo una película desgarradoramente emocionante, es un grito de guerra a favor de la devoción por la existencia, de dinamitar los convencionalismos establecidos, de rebelarse contra la apatía generalizada, de ser auténtico, de vivir apasionadamente, es un paracaídas, una descarga eléctrica que brinda la oportunidad de despertar definitivamente, de la anestesia que suponen los dogmas culturales y sociales dominantes.

En este mundo, a menudo sombrío, se necesitan personas como el profesor Keating, capitanes entregados a la noble causa de despertar conciencias, de iluminar una vida llena de posibilidades a nuestro alcance.

Rompamos todos una lanza en favor de la pasión por la vida, Oh capitán mi Capitán!

oh capitan

“Me fui a los bosques porque quería vivir sin prisa. Quería vivir intensamente y sorberle todo su jugo a la vida. Abandonar todo lo que no era vida, para no descubrir, en el momento de mi muerte, que no había vivido.”

H.D. Thoreau.

Escrito por Adrià Gilabert

Adrià Gilabert

Licenciado en psicología en la Universitat Autònoma de Barcelona, máster de Práctica Clínica en la fundación AEPCCC, Máster de Conducción de Grupos Universitat de Barcelona.

Llevo a cabo psicoterapia individual por cuenta propia, en el centro UAP de Barcelona y en el Centre Mèdic Mollet.

También trabajo con grupos en los ámbitos clínico, social y formativo.

Un comentario de “Oh Capitán mi Capitán!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *