Miedo a engordar

Para seguir la tónica de las ultimas semanas respecto a las fobias, hoy, vamos a tratar una de las más comunes en el siglo XXI y una de las más devastadoras a nivel tanto mental como físico por el desgaste psicológico que requiere y por las consecuencias que éste conlleva hacia el físico: Miedo a engordar.

¿Qué es el miedo a engordar yHow to lose weight cómo se manifiesta?

El miedo a engordar (más allá de definiciones diagnósticas y de manual) no es más que aquella fobia que nos impide disfrutar de la comida sin preocuparnos de las calorías consumidas, obligándonos a no aceptarnos como somos y a no aceptar el normo-peso adecuado a nuestras necesidades. Comúnmente conocemos a esta fobia por los nombres de “trastorno alimentario” pudiendo manifestarse en anorexia o bulimia. En estos trastornos, existe un miedo irrefrenable a subir de peso por lo que se realizan conductas restrictivas o de compensación para quemar aquello consumido.

Las personas que padecen esta fobia (que es uno de los síntomas de las enfermedades antes mencionadas), en su mayoría, conciben cada una de las comidas como un recuento de calorías. Podríamos decir que esta preocupación por subir de peso y realizar conductas que lo controlen, son consecuencia de una excesiva preocupación por su imagen. Normalmente, la persona, tras una ingesta, que ELLA considera hipercalórica o una comida en la que crea que ha comido demasiado, comienzo a generar pensamientos de culpabilidad: “No debería haber comido tanto“, “seguro que con lo que he comido he ganado 1 kilo…”, “podría haber escogido otra cosa en el restaurante que no fuera eso…”. Estas personas NIEGAN el hambre, y aunque lo pasen mal y puedan desfallecer, son capaces de restringir comidas con el objetivo de no subir de peso, haciendo caso omiso a las necesidades fisiológicas del cuerpo.

Además, consideran que si aumentan de peso, lo harán continuamente, siendo una elevación de peso infinita. “Siempre voy a estar subiendo de peso, nunca dejaré de hacerlo“.

Viven obsesionadas con el peso. Sienten la necesidad irrefrenable de pesarse a todas horas: cuando comen, antes de comer, antes de cenar, después de hacer deporte (para comprobar cuántos gramos han bajado), etc. Si el peso que esperan después de hacer deporte o haber restringido no es el adecuado para ellas, se frustran y dejan paso a la ira, dando a pie a más conductas compensatorias.

He aquí la manera de manifestar esta fobia: Compensar, cueste lo que cueste, el consumo de las calorías ingeridas. La persona no parará hasta considerar que no existe ni un ápice de la comida en su cuerpo. Es decir, se pueden dar diferentes conductas:

– No comer nada durante un periodo de tiempo o, al menos, restringir absolutamente las comidas

– Hacer deporte: andar, correr, nadar, etc.

– Conductas como vómitos, tomar laxantes, etc.

Además, cabe puntualizar que no todas las personas con estas psicopatologías son las únicas que manifiestan este miedo a engordar. Muchos conoceremos a personas (normalmente mujeres, aunque esta tendencia va cambiando con los años) que están “siempre a dieta”. Tal vez sus manifestaciones no sean tan graves como las anteriores, pero sí que se puede observar que evitan siempre “sobrepasarse” en ciertas comidas, no se dejan llevar por la situación, por el hambre, etc.

En estos casos, es posible que no haya enfermedad pero se mantienen en ese umbral, en el límite de la línea, teniendo más vulnerabilidad y factores precipitantes que favorezcan a la patología.

¿Qué se puede hacer?

Ante todo, ponernos en manos de profesionales, a saber, un psicólogo para poder combatir estas distorsiones que bloquean y no dejan ver más allá de un peso o una talla. En segundo lugar, acudir a un nutricionista para recibir psicoeducación sobre una alimentación saludable y que pueda hacer que la persona conciba la comida, no como algo que engorde, si no como una necesidad para funcionar correctamente. Además, es importante valorar cognitivamente para poder establecer una línea de trabajo y, nutricionalmente, para averiguar qué déficits tiene la persona y de qué manera solucionarlos.

El objetivo es que la persona cambie su concepción sobre la comida. Que pase de: “la comida engorda” a “qué beneficios me aporta”.

Escrito por Vanessa Belmonte

Vanessa Belmonte

Psicóloga clínica.
Especialista en psicooncología, en tratamiento psicológico para el colon irritable y trastornos alimentarios.

Psicóloga de AACICAT.

3 comentarios de “Miedo a engordar

  1. Hola la verdad lo que me pasa ami es algo raro por que yo si quiero comer pero Lugo en la noche o cuando me peso me siento devastada y yo la verdad si quiero salir a delante mi mama por lo mismo no me dejó ya hacer deporte yyo amo hacerlo en realidad yo no lo hacía para bajar si no por que ami me distraí mucho pero ella piensa que no me puedes dar alguien consejo sobre este argumento porfavor para que cambie mi mama de pensamiento sobre esto y yo al igual

  2. Eso yo pensaba anterior mente y si estas pasando por algo igual te recomiendo que lo platique como te sientes con tigo misma y sepas que Dios está con tigo y que la vida no sólo se basa en un peso bo en una talla al contrario es para saberla vivir y aprovechar que tenemos alimentos y valorar todo lo que tenemos porque nunca se sabe cuando se valla a acabar

  3. Hola
    Yo estoy pasando por esto fui muy gordita pesaba 120 y ahora 74 no quiero comer pienso que recordaré más me peso tomoblaxantes si Como algo que no debía no se que hacer o quizás si pero no puedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *