Las posibles vidas que no hemos vivido

La vida, por suerte o por desgracia, es un camino lineal y unidireccional, en el que a pesar de las bifurcaciones y ramificaciones que encontremos sólo podemos escoger una. Cuando tomamos una decisión, de entre una cantidad infinita de posibilidades, nuestra vida se encauza en una dirección determinada, la que creemos mejor o simplemente la que hemos escogido, dando la espalda a las otras alternativas que teníamos.

La naturaleza irrevocable de algunas de las decisiones que tomamos puede hacer que se presente con recurrencia en nuestra mente la duda de cómo sería nuestra vida si hubiéramos tomado otra decisión, si hubiéramos escogido otra alternativa.signo caminosLa (desconcertante y a la vez emocionante) película “Las vidas posibles de Mr. Nobody” dirigida por Jaco Van Dormael refleja magistralmente esta infinita cantidad de posibilidades vitales que se presentan, y profundiza en el conflicto existencial que genera el tener que escoger un solo camino.

Cuando estas ideas de “lo que podría haber sido” se vuelven persistentes nos pueden hacer entrar en un callejón sin salida y generarnos una gran frustración. Tendemos a idealizar y a fantasear con estas ideas de nuestras posibles vidasvidas cuando las cosas no acaban de funcionar en la realidad, es inevitable. Pero debemos ser conscientes que no tenemos ninguna prueba de que cualquier otro camino que hubiéramos escogido hubiera sido mejor.

Precisamente hay una canción muy recomendable del grupo Manel llamada “La bola de cristall” que relata cómo una pareja está observando la vida idílica que podrían haber tenido en una bola de cristal. El cantante que relata la historia reflexiona sobre la falsedad de las escenas utópicas e idealizadas de esa  vida ficticia y concluye la canción con uno de mis versos preferidos: “La vida que ens hem perdut simplement no existeix” (la vida que nos hemos perdido simplemente no existe)

Sólo podemos hacer lo que esté en nuestras manos para que la vida que construimos sea lo mejor posible, disfrutando de los momentos y de las experiencias que pasamos. Y como dice la canción: La vida que ens hem perdut simplement no existeix.

Escrito por Adrià Gilabert

Adrià Gilabert

Licenciado en psicología en la Universitat Autònoma de Barcelona, máster de Práctica Clínica en la fundación AEPCCC, Máster de Conducción de Grupos Universitat de Barcelona.

Llevo a cabo psicoterapia individual por cuenta propia, en el centro UAP de Barcelona y en el Centre Mèdic Mollet.

También trabajo con grupos en los ámbitos clínico, social y formativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *