Las necesidades que todos tenemos…

¿Tenía razón John Lennon cuando decía “All you need is love”? en el siguiente artículo analizamos cuáles son nuestras necesidades más básicas y más existenciales.

Tal como vimos en el artículo “¿Te conoces?” la falta de conocimiento de nosotros mismos nos afecta a nuestra salud física y mental, sobretodo porque no actuamos según nuestra propia esencia sino que nos dejamos guiar por requerimientos externos a nosotros como pueden ser los condicionantes sociales o los requerimientos paternos ya desde niños. Este hecho lo tenemos tan interiorizado que acabamos por no saber quién somos en realidad y qué sentido tiene todo lo que hacemos.

Para poder conectar con nuestra esencia y encontrar el camino a seguir en nuestra vida, cabe hablar de las necesidades que todos tenemos, y no podemos hablar de necesidades sin hablar de Abraham Maslow.

Abraham Maslow, judío estadounidense estudioso de la psicología humanista, es conocido por establecer la jerarquía de las necesidades de los seres humanos, crea lo que conocemos como la pirámide de Maslow sobre la motivación. El humanismo es la tercera tendencia en psicología, después del psicoanálisis de Freud y el conductismo de Watson.

Maslow escala las necesidades en una pirámide de cinco niveles, los cuatro primeros niveles son las necesidades de déficit o primordiales y el nivel superior la necesidad de ser, o dpiramidee “autorrealización”. Sólo si las necesidades de un escalón inferior están satisfechas aspiraremos a satisfacer el siguiente escalón. Las necesidades son:

  • Necesidades básicas: necesidades fisiológicas que nos tienden a la supervivencia: respirar, beber, alimentarse, dormir, evitación del dolor, relaciones sexuales, mantenimiento de la temperatura corporal.
  • Necesidades de seguridad y protección: seguridad física y mental, seguridad de recursos y de sentir protegidos nuestros bienes.
  • Necesidades sociales: necesidad de relacionarnos con otras personas, de amistad, inclusión grupal y aceptación.
  • Necesidades de estimación: que se dividen en dos tipos alta y baja. La alta consiste en necesidad de respeto a sí mismo, incluye la confianza, competencia, independencia y la libertad y la baja consiste en el respeto que tienen los otros de nosotros: necesidad de atención, de reconocimiento, estatus, dignidad, de fama, de ser queridos, incluso de dominio.
  • Autorrealización: Es un nivel diferente a los demás, Maslow lo llamó también necesidad de crecimiento y necesidad de ser. Se llega a este nivel cuando todos los otros niveles se han alcanzado, se trata de la necesidad psicológica más elevada que proporciona sentido a la vida.

Las tres necesidades iniciales (básicas, de seguridad y sociales) nos vienen dadas al momento de nacer por nuestros fffprogenitores, a un bebé se le nutre, se le protege y se le ama sin que haga nada. Esto puede provocar que nos creamos que nos merecemos recibir esto durante el resto de nuestras vidas, sólo por el hecho de existir.

De ahí que algunas personas no acaban de hacerse responsables de sus propias vidas y entran en una dependencia hacia otras personas, hacia el estado, o son demandantes de caridad, etc… El hecho de no resolver correctamente la manera de cubrir nuestras necesidades más básicas afecta directamente a nuestra autoestima.

La necesidad de autoestima es el pilar fundamental de las personas, ya que nos conduce al equilibrio entre el dar y el recibir de la vida. Una buena autoestima nos conducirá a luchar por lo que queremos y a lograr nuestros objetivos, en cambio una baja autoestima nos convertirá en personas poco capaces que se sentirán inferiores e infelices.

Una vez superada esta necesidad podremos seguir nuestro camino hacia la autorrealización, tal como veremos en el próximo artículo.

Escrito por Rosa Domingo

Rosa Domingo

Psicóloga clínica
Licenciada en psicología y psicopedagogía
Máster en psicología clínica cognitivo-conductual

3 comentarios de “Las necesidades que todos tenemos…

  1. Siempre he creido en esta pirámide. Cubiertas las necesidades básicas subes a niveles superiores de bienestar y si alguno inferior te falta el bienestar no lo ves como tal.

  2. Gracias por el artículo (por la continuación del “¿te conoces?”) y en verdad, gracias por muchos mas artículos de esta índole porque es que los hacéis excelentes. Pero tengo una duda que no sé si puede ser resuekta : hay un punto en el que decís que lo que acaba provocando una dependencia futura en una persona es el hecho de que esta crea que se merezca recibir durante su vida lo que ha merecido en su infancia porque sí (“(…) vienen dadas al momento de nacer por nuestros progenitores, a un bebé se lee nutre, se le protege y se le ama sin que haga nada.”) Mi pregunta es : Y los niños que no han recibido ese afecto y esa protección en la infancia, por cuestiones particulares, y luego de adultos buscan dependencia, de dónde viene eso? Mi madre no recibió mucho cariño en su infancia y hoy en día es una persona bastante dependiente.

    Gracias 🙂 !

    • Hola Ruth, gracias por tus palabras. Referente a tu consulta, te diría que una persona puede tener una personalidad dependiente por diferentes motivos, y tal como dices un motivo puede ser que tiene una carencia en su infancia, es decir, que al no recibir el afecto necesario cuando se es niño, la persona vive con un vacío interno que no puede llenar por sí misma y busca a otras personas para llenarlo, creando una necesidad hacia la otra persona y así siendo dependiente. Espero haber contestado tu pregunta, no dudes en preguntarnos más si tienes alguna duda. Un abrazo, Rosa.

Responder a Ruth Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *