Las mujeres según la factoría Disney

La influencia de la industria del cine en la sociedad es indiscutible, podríamos decir que el séptimo arte es un reflejo de la sociedad o podríamos decir lo contrario, que el arte contribuye a crear valores en esta sociedad. No vamos a quedarnos en la infinita pregunta ¿qué fue primero? Pero sí vamos a analizar qué consecuencias han podido tener en las personas ciertos modelos de mujer que ha creado, o ayudado a mantener, la factoría Disney.

princesas 1959-2012Si miramos con atención la siguiente foto, veremos dos personajes protagonistas de dos películas Disney con 53 años de diferencia, a primera vista, no se ven tan diferentes, hay muchas cosas en común: las dos son princesas, llevan un vestido largo y ceñido, la larga melena que cae sobre los hombros… pero si analizamos con más profundidad es cuando encontramos el abismo.

La primera figura extremadamente delgada, se muestra dócil y complaciente y nos muestra en sus manos una bonita rosa roja como representación de su belleza, cuando vemos la película vemos que ciertamente este personaje dedica su vida al cuidado de su belleza, con la esperanza de encontrar un príncipe azul que la haga feliz, de ahí esa expresión un tanto triste y melancólica, ya que aún no ha dado con su príncipe.

En el segundo personaje, vemos a una mujer fuerte, segura de sí misma y autosuficiente a la que no le importa ir despeinada y que muestra su gusto por la caza con arco (rol estereotipadamente masculino). En la película este personaje se revela contra su destino de princesa sumisa y refinada, a la que espera un matrimonio concertado.

princesas_2Esto marca un antes y un después para la mujer. Nos educaron para el cuidado del hogar, a sentir miedo sin la protección de un hombre, a ser complacientes e inactivas, incapaces de resolver nuestros propios problemas, incapaces de sobrevivir por nuestros propios medios débiles y frágiles, dependientes de los hombres. Éste es el sueño que creó la factoría Disney en las mujeres, una fantasía donde éramos víctimas indefensas ante el mundo y de la que la única salida era encontrar un hombre, que nos pudiera salvar.

Las mujeres, entonces niñas, que interiorizaron los cuentos de Disney, se pudieron convertir fácilmente en mujeres inseguras y con baja autoestima, dependientes emocional y económicamente de sus maridos. Este perfil de mujer ha dado estabilidad al sistema machista, que ha predominado en la sociedad que conocemos.

Ignoro las causas por las que, en algún momento, los productores de Disney hicieron el cambio en sus protagonistas femeninas, podemos suponer que había presión social por parte de las organizaciones feministas, entonces los productores empezaron a crear heroínas listas, fuertes, independientes y capaces. Personajes con una gran energía y ganas de vivir. Las películas ya no acaban con boda (seguramente los protagonistas tendrán de vivir un tiempo juntos para ver como resulta la convivencia) y quien resuelve los problemas no sonprincesas_3 ya los hombres (que son ahora los dependientes, tema que trataremos en el próximo artículo) sino las mujeres, ellas pueden con todo, saben hacerlo todo y sin ayuda: luchan, cazan, montan a caballo, también saben cuidar del hogar, cocinan, limpian, etc… a dónde nos conduce este otro extremo es fácil de prever.

Hemos pasado de la dependencia a la independencia extrema de la mujer. Esto también tiene sus consecuencias, pues también es una fantasía creerse invencible y pensar que hemos de hacerlo todo sin pedir ayuda alguna. El nivel de exigencia puede ser tan alto, que la persona se puede sentir frustrada y fracasada ante tantas responsabilidades.

Esperemos que los creadores de estos modelos de mujer den el siguiente paso, se trataría de buscar un equilibrio en las relaciones humanas en dirección a la interdependencia. Ése sería un punto intermedio entre los dos extremos que hemos visto. Interdependencia es un término usado por primera vez en 1929 por Mahatama Gandhi, y parte de que una persona que es independiente, elige relacionarse con otras personas para mejorar y complementarse mutuamente, desde el respeto a las diferencias. Llegar a contraer relaciones interdependientes no es fácil, pues no existen muchos modelos sociales con este tipo de relaciones, seria deseable que desde la educación y el arte se pudieran potenciar este tipo de comportamientos, para lograr esa influencia a nivel colectivo y conseguir un cambio a nivel social. Pero ese será otro cuento.

La interdependencia es la dinámica de ser mutuamente responsable y de compartir un conjunto común de principios con otros

Escrito por Rosa Domingo

Rosa Domingo

Psicóloga clínica
Licenciada en psicología y psicopedagogía
Máster en psicología clínica cognitivo-conductual

2 comentarios de “Las mujeres según la factoría Disney

  1. Totalmente de acuerdo, ya por historia sabemos que los totalitarismos han resultado en desigualdad y en enfermedades sociales generalizadas, en suma en caos. Hay un punto con el que no puedo en relación al feminismo: A mi me interesa que me respeten en mi condición de mujer, no quiero ser un hombre y no quiero hacer lo mismo que un hombre, quiero en suma que sea lo que sea que escoja para mi vida sea tan válido como lo que escoja un varón. Así de simple, las mujeres somos y debemos ser fuertes pero no tenemos porque desprendernos de otros roles que en algunos casos dan satisfacción personal, como por ejemplo ser madres o casarse, ¿por qué no? a un hombre no le dicen que es sumiso por ser papá o por decidir unirse a una mujer, ¿por qué a nosotras nos proponen como idea de ser anticuadas esto? ¿no es esa forma de ver el mundo otra variante del machismo?. Gracias por el post, muy bueno!

  2. Interesante tu artículo felicidades,
    Soy estudiante de psicología en caso particular puedo decir que mi generación vive una dualidad de genero donde han perdido su identidad, por un lado conozco personas que dicen yo no necesito de un hombre, pero al escuchar eso yo escucho a ese ser lastimado y muchas veces defraudado por un hombre, y asi mismo tener a esas princesas que sigues viviendo esa sumisión y muchas veces soportando abusos de sus parejas.

    En mi opinión sería bueno que en la pareja dejará existir la palabra dependencia por que no se trata de una lucha de quien pueda mas si no como tu lo mencionas es igualdad los dos aportan los dos se ayudan, y por otro lado con los hombres en la sociedad los han desvalorizado sin tomar en cuenta que también existen hombres los cuales son padres solteros, sufre violencia familiar .

    Yo decia de forma burlona que no pedía igual entre hombres y mujeres, que llegue tarde a la votación y ahora que crecido digo exacto no pedía igual por que la oportunidades siempre dependerá de las ganas que le ponga cada uno para hacerlo funcionar.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *