La revolución de las Terapias Neurocientíficas

Entrevista de la Sra. Ana Farré Menéndez, psicóloga al Sr. Oriol Lugo Rea, psicólogo y coach:

La revolución de las Terapias Neurocientíficas

Hay cantidad de modelos terapéuticos, cada uno adaptable a cada tipo diferente de persona. Más emocionales, racionales, largos… todos ellos válidos. Diferentes épocas se caracterizan por el boom de algún modelo terapéutico y con el nuevo milenio llegan pisando fuerte las Terapias Neurocientíficas. Un modelo terapéutico adaptado a los tiempos que corren, profundo, eficaz i rápido.

Adentrémonos al revolucionario mundo de las Terapias Neurocientíficas de la mano del psicólogo experto en ellas, Oriol Lugo.  

Ana: Hola Oriol, háblanos sobre las Terapias Neurocientíficas. ¿Qué son?

Oriol: Estas terapias de última generación, son terapias que trabajan con los últimos avances y descubrimientos de las Neurociencias. Son más rápidas que las terapias convencionales, trabajan en niveles de mayor profundidad desbloqueando emociones tóxicas o traumas y permitiendo un reprocesamiento cerebral que perdura en el tiempo. Estas terapias con bases neurológicas están revolucionando la calidad de vida de las personas en todos los campos.

Ana: ¿Cómo surgieron éstas terapias?

Oriol: La ciencia está avanzando a pasos agigantados y uno de los campos en el que no nos hemos quedado atrás es en el de las psicoterapias. Una metáfora que nos gusta emplear es la del correo postal: si queríamos enviar una carta a la otra punta del mundo, ésta podía tarda varias semanas o meses en llegar. En la actualidad podemos enviar un email, que en cuestión de segundos llega a su destinatario. Esta es la idea de este tipo de terapias. No hace falta mantener a la persona años y años en terapia para ayudarle a resolver sus preocupaciones. Todo avanza y es importante estar a la última.

Ana: Parece increíble que puedan ser tan rápidas y eficaces… ¿cómo funcionan concretamente?

Oriol: Me gustaría responder a esta pregunta explicando las aportaciones de cada tipo de terapia. En la actualidad son cuatro las terapias neurocientíficas o neurobiológicas que tienen más renombre. La primera de ellas es el EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento a través de Movimientos Oculares), de la mano de Francine Shapiro en su descubrimiento a finales de los años 80. La psicóloga americana trabajó emulando el movimiento ocular de la Fase REM. Haciendo que el paciente siguiera con la mirada los sets o movimientos horizontales que producía el terapeuta con los dedos,  podía obtener los mismos efectos reparadores que durante el sueño profundo o fase REM. Al dormir movemos los ojos a gran velocidad; este mecanismo natural permite reprocesar las experiencias vividas y además reducir o eliminar el estrés.

Más adelante, en el año 2000 surgió el Coaching Wingwave, de la mano de Cora Besser y de su marido Harry Siegmund. Esta terapia es una evolución de la anterior y combina los movimientos oculares o aleteos (en los tres niveles, arriba, en medio y abajo), además de un test Bi-Digital o test de O-Ring del, Dr. Yoshiaki Omura, que permite medir la respuesta al estrés y la PNL a través del Rapport (creando sintonía con el cliente) y del Feedback (para poder tener una comunicación fluida y en conexión constante). El Coaching Wingwave nos permite llegar a la raíz del trauma o del bloqueo, además de trabajar con objetivos o metas futuras.

En el mismo período surgieron las TIC, las Terapias de Integración Cerebral, con el Dr. Pablo Solvey y la Dra. Raquel Ferrazzano de Solvey, que sostienen que cuando sufrimos de estrés o de cualquier otra clase de dificultad, nuestros hemisferios se desincronizan. El trabajo que hacemos a través de la Técnica de los Anteojos Hemisféricos y la Técnica de Un Ojo por Vez, es estimular alternativamente el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho para que se vuelvan a sincronizar, logrando así un reprocesamiento de la experiencia. También sus estudios prueban que cada hemisferio percibe la experiencia de una manera particular, y que cuando los dos se integran es cuando podemos superar ese conflicto o esa perturbación.

Y por último en el año 2003, nació el Brainspotting, con el Dr. David Grand quién trabajando con EMDR descubrió los Brainspots, o puntos de acceso a la experiencia. Son posiciones oculares donde la persona manifiesta una mayor activación o carga de material emocional. Podemos detectar un Brainspot a través de una vara o puntero, explorando los distintos ejes (“eje x” en horizontal, “eje y” en vertical y “eje z” en profundidad). Una vez se conecta con la experiencia se le pide a la persona que observe esa emoción o situación sin ninguna clase de juicio (mindfulness enfocado). El trabajo de la sintonía dual (cliente – terapeuta) y la sintonía neurológica (enfocar donde está el problema y llevar los recursos disponibles para su reprocesamiento y resolución), permite que la persona pueda trabajar lo sucedido hasta que no exista ninguna sensación, emoción o pensamiento de perturbación.

Ana: Todas estas terapias son muy recientes en el tiempo, ¿Cuáles son sus puntos diferenciales con las terapias más clásicas?

Oriol: En primer lugar no trabajamos con la superficie del problema (y del cerebro). Buceamos en las profundidades de la persona para así buscar y trabajar des del origen o Escena Fundante. Para ello utilizamos varias técnicas como los tests kinesiológicos o un ligero trance hipnótico para ir hacia atrás, hacia la vida intrauterina (meses de gestación en el vientre materno) o la impronta (etapa que comprende des del nacimiento hasta los 6-7 años). Trabajar con el inicio del trauma o bloqueo permite que las demás experiencias alimentadoras pierdan intensidad. Es como quitar una mala hierba de raíz. También su rapidez y efectividad son muy liberadoras para la persona, el poder superar por ejemplo una fobia o un trastorno de ansiedad en un número muy reducido de sesiones.

Ana: ¿Y qué ocurre con el paso del tiempo? ¿Se mantienen los resultados?

Oriol: Se mantienen. El cerebro es un órgano con una gran plasticidad. Es capaz de reprocesar y de transformar esa emoción negativa y desbordante en neutra o positiva y equilibrada. No borramos la experiencia, permitimos que al desbloquear la emoción, ésta fluya y pueda transformarse en otra emoción más adaptativa. De esta manera la persona consigue reinterpretar lo vivido e incluso darle otro significado. Por ejemplo, tenemos el caso de una mujer que perdió su hermano a causa de una muerte súbita. Con esta mujer no se borró el recuerdo traumático, pero si que se consiguió transformar el dolor y la tristeza en aceptación y gratitud. La persona puede sostener a día de hoy esa experiencia y además se generó en ella una mayor resiliencia.

Ana: ¿Qué tipo de trastornos o problemáticas se pueden trabajar?

Oriol: Se puede trabajar cualquier tipo de situación, ya que cualquier trastorno o enfermedad genera un cambio neurológico que podemos reprocesar. El uso de estas terapias empieza a estar cada vez más extendido y se emplea con mayor frecuencia en casos de fobias, ansiedad, estrés, duelos, alergias, enfermedades psicosomáticas, trastornos del sueño como el insomnio u otros…

Además podemos trabajar con los recursos internos de la propia persona. Por ejemplo, cada vez más se aplica en el mundo del deporte y de las artes escénicas. Se acompaña al cliente para que se conecte con sus propios recursos. A partir de aquí, se trabaja para expandirlos y anclarlos o asociarlos a situaciones, palabras o partes del cuerpo que permitan recuperarlos y evocarlos cuando sea necesario.

Ana: Realmente se trata de una revolución a nivel terapéutico. ¿Cómo resumirías el estado actual de las Terapias Neurocientíficas?

Oriol: Estamos en el inicio de un largo y trepidante camino de avances y nuevos hallazgos. A medida que descubrimos más información de cómo funciona el cerebro, más y mejores resultados podemos obtener en el campo terapéutico. Sus resultados son tan sorprendentes que parecen magia, pero en realidad es todo cuestión de ciencia.

 

índiceTrabajo

 

Escrito por Oriol Lugo

Soy de Barcelona. Psicólogo, coach ejecutivo y personal. Máster Practitioner de PNL. Experto en Terapias Neurocientíficas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *