La manifestación del miedo

No hace mucho tiempo, una persona muy especial me dijo que nunca había que tenerle miedo a nada, ya que el miedo te mataba.

Esto que me dijo me hizo reflexionar mucho, ya que no sé hasta qué punto estaba y estoy de acuerdo con dicha reflexión.

Porque… ¿qué es el miedo? El miedo es considerado una emoción primaria, es una perturbación del estado de ánimo, indiscutiblemente útil en muchas situaciones. Su función principal es de la protección, yaimages que cuando sentimos que una situación es amenazante el cuerpo instintivamente se pone en alerta.

Es difícil de controlar y puede provocar diferentes tipos de reacciones, desde la parálisis hasta los ataques de pánico.

En el cerebro es donde se produce la manifestación fisiológica del miedo.  Cuando nuestro cerebro detecta un posible peligro, muchas actividades del cuerpo, como por ejemplo, el aparato digestivo y el reproductor, dejan de funcionar y se activa la amígdala cerebral El cerebro activa los mecanismos de emergencia y se producen una serie de cambios físicos, los cuales pueden favorecer el enfrentamiento, la parálisis o la huida.

Y esto se traduce en un aumento de la adrenalina, dilatación de pupilas, taquicardia, sudoración, temblores, pérdida del control sobre la conducta…

En los seres humanos el papel del miedo se expande más allá de su misión natural de anticipar los peligros reales del entorno, ya que también se incluyen amenazas imaginarias, las cuales se producen cuando se activan todos nuestros mecanismos de defensa, como si de un miedo real se tratase, aunque en realidad no hay objeto de dicho miedo.

Hay mucha gente que a la hora de gestionar sus miedos no tienen problema. Poco a poco los van superando, se van enfrentando a ellos, los van moldeando hasta hacerse con ellos, en ocasiones con la ayuda de familiares y amigos, pero si no es suficiente lo ideal es que se pida ayuda a un profesional para superarlos antes de que se agrave y lleguen incluso a ser incapacitantes.

En definitiva, el images (1)miedo puede ser un gran aliado nuestro, y no debemos de verlo como un lastre. Reconociendo nuestro miedo, sabiendo qué nos produce a cada uno, podemos trabajar junto a él y de esa manera enfrentarnos a las adversidades o dificultades que nos vamos encontrando.

El no tener miedo a nada, aparte de considerar que no es posible, sí que lo considero un lastre en nuestro camino, ya que no nos deja poner límites, no nos deja valorar con objetividad y ahí es donde sin quererlo, estamos poniéndonos en peligro.

Por último, comentar que el miedo no se debe de evitar ya que si se evita lo más probable es que el miedo crezca, se extienda y se generalice a otras situaciones.

Es por eso que aunque genere algo de ansiedad el hecho de exponerse, enfrentarse, resolverlo y analizarlo, es mejor que evitarlo. Y es que la ansiedad que se pueda generar al intentar resolverlo, siempre será menos que los problemas generados por el mantenimiento del mismo.

Con toda esta reflexión, quizá aquella persona especial resuelve o se enfrenta tan rápidamente a los conflictos y situaciones que le viene, que no se plantea el hecho de tener miedo… Quizá, sólo quizá. Tendré que preguntarle…

Escrito por Yasmin Shehadeh Alandete

Yasmin Shehadeh Alandete

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia.
Habilitada como Psicóloga General Sanitaria.
Actualmente y desde hace 8 años, trabajo como Integradora Social en San Juan de Dios, Servicios Sociales, con el colectivo de personas en situación de sin hogar con patología dual.
Preparando las oposiciones para Psicólogo Interno Residente.

Un comentario de “La manifestación del miedo

  1. cuando e sentimiento de modo se provoca cuando ves alguna figura determinada, cuando hay imágenes como las que tienen agujeros o cosas oradadas de donde sale algo, que quiere decir esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *