La era de la Incertidumbre

La generación de nuestros padres consiguió alcanzar unas condiciones de vida y de desarrollo profesional y personal dignas, gracias a su lucha contra el régimen franquista y post franquista y a la reivindicación incesante que llevaron a cabo por sus derechos.  Lamentablemente en la actualidad se han perdido la gran mayoría de los logros conseguidos entonces, ya sea porque l’Estaca que creyeron conseguir tumbar sigue teniendo sus raíces podridas y profundamente arraigadas en este país de cicatrices mal curadas y porque además la versión más cruda y despiadada del capitalismo ha conseguido extenderse e instaurarse como un virus en los sistemas políticos y económicos del mundo.

No es mi intención reflexionar en este artículo sobre la necesidad imperante de luchar contra las injusticias que se cometen contra nosotros, ese tema fue tratado en —–, en el presente artículo pretendo centrarme en la situación actual: el Imperio de la incertidumbre y el sentimiento generacional que invade consecuentemente a la gran mayoría de jóvenes en el presente.

Las dificultades para encontrar trabajo y la precariedad laboral configuran una situación de gran incertidumbre, que dificulta la posibilidad de realizar planes a largo plazo, de llevar a cabo un proyecto de vida estable. Esto genera en muchas personas un sentimiento de inseguridad respecto a su futuro y una gran frustración por las expectativas que todos albergamos sobre nuestros proyectos vitales a menudo truncadas por la realidad.incetidumbre

La frase recurrente que más he oído en los últimos años es: “No sé qué hacer con mi vida”. Una frase que muestra la desorientación y desmotivación que invaden a muchos jóvenes  al encarar un incierto proyecto vital.  Son reacciones normales, compartidas por una generación que vivimos un momento económico y social peor que la generación anterior.

Al aceptar esta pérdida de la estabilidad (aceptar no significa resignarse, ni renunciar a la protesta ni al cambio) y asumir la incertidumbre absoluta respecto al futuro, el siguiente paso será intentar adaptarnos a esta realidad, siendo flexibles respecto a nuestras expectativas y esforzarnos más de lo que habríamos esperado para buscar lo que queremos. Si nos quedamos atascados en la desesperanza que genera la incerteza   corremos el riesgo de perdernos en ese abismo que separa la situación actual de la posibilidad de logro en el futuro.

Aprender a tolerar esta incertidumbre y a convivir con ella, nos permitirá poder gestionar nuestras emociones más adecuadamente, tener más capacidad de resiliencia, buscar posibles senderos alternativos para continuar nuestro proyecto vital, ser más creativos o reinventarnos para lograr aquello que nos proponemos.

El futuro es absolutamente incierto e impredecible, el tiempo que nos atañe es el Ahora, el momento que podemos aprovechar para buscar nuevas opciones, progresar y continuar avanzando, quizás sin tener absolutamente claro hacia dónde, pero tal vez eso sea el factor que le de emoción a esta aventura de la vida: no saber dónde (ni cuándo) acabará.

Escrito por Adrià Gilabert

Adrià Gilabert

Licenciado en psicología en la Universitat Autònoma de Barcelona, máster de Práctica Clínica en la fundación AEPCCC, Máster de Conducción de Grupos Universitat de Barcelona.

Llevo a cabo psicoterapia individual por cuenta propia, en el centro UAP de Barcelona y en el Centre Mèdic Mollet.

También trabajo con grupos en los ámbitos clínico, social y formativo.

Un comentario de “La era de la Incertidumbre

  1. Es muy cierto lo que dices Adria, pero como sospecharas no es un mal instantáneo, sino derivado de otros males que nos aquejan desde que por primera vez abrimos los ojos, te ilustrare!!! Veras, cuando somos niños, estamos invadidos de curiosidad, de anhelos y fantasía. Vivimos en un mundo donde hasta lo mas simple, es magico. Si tenemos la suerte de contar con padres responsables, alimentaran y fomentaran nuestra imaginación, creatividad y curiosidad!! Este estado de euforia y eudemonismo pasamos la mayor parte de nuestra infancia, si en el colegio no nos eclipsan las viejas manías sociales. Al rozar el umbral de la adolescencia temprana ,cursamos por una etapa de re-descubrimiento, de desarrollo y madurez en todos los carices!!! Si hemos pasado gran parte de nuestra existencia con una visión corta y limitada de la vida, no alimentaremos la curiosidad por el saber, por tanto no sabremos de cosas esenciales, no incorporaremos a nuestro juicio herramientas que forjan nuestra personalidad individual y nuestra capacidad de discernimiento!! Al no descubrir nada novedoso en nuestra vida rutinaria, no hallaremos propósito ,ni cabida ,para la curiosidad o motivación , porque los percibiremos como elementos aislados e innecesarios!!! Gracias a personas modernas, con hábitos modernos, hay libros y obras maestras valiosisimas empolvándose en estanterías. No negaremos que la epoca de relevancia y auge filosófico ha pasado, porque el tiempo pasa y es incontenible , pero siempre habrá aportes necesarios y aun útiles, que sacar de cada libro!!! Me alegra que seas de los pocos que se preocupa por las nuevas paradojas sociales ,que la modernidad ha traído!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *