La infidelidad

traje para portadaLa infidelidad es un término que se ha acuñado a partir del contexto monógamo que la sociedad actual le ha otorgado a las relaciones de pareja. Las relaciones amorosas o eróticas que se establecen con personas distintas al vínculo oficial y que suponen una transgresión a la norma implícita de limitar el número de involucrados en la relación se consideran infidelidad ya sean ocasionales o continuas.

La mayoría de parejas mantienen un acuerdo afectivo o sexual preestablecido que prohibe mantener relaciones paralelas; para ellas, la violación del mismo supondría una crisis en el desarrollo de la relación. Sin embargo, existen relaciones poliamorosas en las que los integrantes han hecho explícita la posibilidad de involucrar a más de una pareja sin que esto suponga un problema para ellos. De esta manera, la infidelidad puede acotarse un poco más y asociarse únicamente a la ruptura del pacto asociado a la relación amorosa escogida y que, muchas veces, no es tan evidente como puede parecer al comienzo.

¿Por qué alguien es infiel? Existen muchos motivos que pueden llevar a cometer una infidelidad, ya que este comportamiento depende de las características individuales de cada persona, de las oportunidades que tiene de conocer gente atractiva para ella, de la repercusión que supone la infidelidad en su pareja y en su vida, de si ha sufrido o ha visto sufrir a su alrededor a causa de ello o incluso de si es capaz de contenerse, a pesar de encontrarse en una situación idílica, por respeto. Las infidelidades suelen producirse porque la persona se enamora de alguien que no es su pareja o comienzan a surgir sentimientos que generan confusión. Algunos idealizan la aventura como recuerdo de viejas emociones que les hacen sentir deseados en comparación con su situación actual, otros valoran el morbo y la tentación que produce el sabor de lo prohibido, la adrenalina que supone el riesgo de ser pillados o son eternos seductores que no saben limitar sus relaciones a una pareja por su afán de gustar. También hay un tipo de infidelidad generada por la adicción al sexo y el desequilibrio creado entre la necesidad y la insatisfacción del adicto que conllevan un sufrimiento adherido que debería tratarse.

infiel trioDe todas formas, existe cierto consenso en que la infidelidad es un síntoma de que la relación ya estaba rota o que se encuentra en declive y la persona comienza a buscar fuera de su relación algo que no tiene dentro, manteniéndose juntos por puro convencionalismo social. Desde esta perspectiva, podríamos decir que nadie es capaz de romper una relación que no tiene fisuras.

La parte mas importante de este comportamiento, y la que más valoran las parejas que consultan a los terapeutas de pareja es la deslealtad y la mentira. Al iniciar una relación se otorga y adquiere confianza en la otra persona y es por ello que se crea un vínculo amoroso. A medida que se gana confianza se exige indirectamente sinceridad y respeto, se confía en que la otra persona no nos hará daño, nos hace vulnerables y nos otorga ese punto de inflexión en el que se encuentra la felicidad conyugal, ese en el que la dependencia es sutil pero está lo suficientemente presente como para hacernos daño si se rompe la honestidad, si se miente o si se pierde el respeto al ya mencionado acuerdo de exclusividad sentimental y/o sexual. Pero por otro lado, los estímulos independientes que recibe cada miembro de la pareja en su vida cotidiana dan, en ocasiones, mensajes equívocos sobre lo importante que es mantenerse fiel a una pareja a la que quizá ya estamos acostumbrados, con la que llevamos una “mala racha” o que simplemente nos ha hecho enfadar por expresar su opinión, dicho sea de paso, porque nosotros hemos contribuido a que pueda expresarla a pesar de las consecuencias.

Así pues, cuando una experiencia individual de atracción física o sentimental converge con una situación desfavorable en la cotidianidad de la relación oficial, el peligro de infidelidad se hace presente y la posibilidad de desliz gana peso frente al rechazo. Un alto porcentaje de parejas, tiene claro que sus compañeros sienten atracción por otras personas pero que el vínculo que les une y, sobretodo, el respeto, les hace pensar que en conjunto no merece la pena sacrificar lo que tienen en casa por lo que pueden conseguir fuera. Con ello, podemos concluir que cuanto más valor le demos a nuestra pareja y a nuestra relación y más nos valoren a nosotros, menos probabilidad hay de que una infidelidad se consuma, puesto que se hace más notable la confianza y menos necesaria la búsqueda de otros estímulos fuera del entorno conyugal, algo que podemos mejorar si convivimos compartiendo actividades que se salgan de la rutina diaria de vez en cuando, somos espontáneos y sorprendemos enamorando cada día más a nuestros compañeros sentimentales. En este, como en muchos casos, los detalles marcan la diferencia.

Existen numerosas técnicas utilizadas en terapia de pareja para afianzar el vínculo amoroso y la lealtad, así como para sobrellevar una infidelidad consumada por uno mismo o por el cónyuge. Tanto para mejorar la relación cuando está en declive, como para potenciar el mantenimiento de sentimientos en en situaciones de riesgo, los expertos en relaciones podemos trabajar con la pareja para limar aspectos de desconfianza que, muchas veces, acarrean celos y discusiones cíclicas sin motivo aparente.

Escrito por David Pérez Borge

David Pérez Borge

Psicólogo con formación cognitivo conductual.
Sexólogo y Terapeuta de pareja.
Terapeuta familiar sistémico.
Consulta en Barcelona, Sabadell y Santa Coloma.

2 comentarios de “La infidelidad

  1. Pingback: David Pérez nos habla sobre la Infidelidad - Centre Mèdic Sant Ramon

  2. Pingback: La infidelidad | CMSR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *