Humor otoñal

otoño grisEn pocos días llega el otoño y con él nos despedimos de las vacaciones que ya parecen lejanas, estamos totalmente inmersos en el día a día, la vuelta al cole, el trabajo… Pero el otoño no sólo implica la vuelta a la rutina sino que en muchas ocasiones esta estación puede traer consigo algunas repercusiones en nuestro estado de ánimo.

Hay una serie de signos totalmente normales que vienen asociados a cambios fisiológicos como consecuencia de las condiciones climáticas de la estación otoñal y que se pueden acentuar a medida que nos acercamos al invierno. La disminución de las horas de luz solar hace que nuestros niveles de serotonina y melatonina varíen.

Estas sustancias ayudan en la regulación de nuestro estado de ánimo y del sueño. Debido a esto es habitual que, al verse alterados los niveles de serotonina y melatonina en nuestro organismo, con el cambio de estación estemos más irritables, tengamos ciertos problemas para conciliar el sueño, nos cueste más concentrarnos, nuestro estado de humor esté más bajo y sintamos que tenemos menos motivación en general.

Estos signos no deben confundirse con el llamado trastorno afectivo estacional. Éste es un trastorno del estado del ánimo que se presenta de forma cíclica en las mismas estaciones del año durante un largo período de tiempo y que sólo afecta a un bajo porcentaje de la población. En este caso los cambios son mucho más notables y traen consecuencias en el día a día de la persona que padece el trastorno.

Por el contrario, los usuales cambios que se producen con la llegada del otoño y del invierno son más sutiles y no son incapacitantes para las personas que los sufren. Sin embargo, el hecho de que estos cambios fisiológicos sean normales no significa que no podamos hacer algo para suavizar el efecto que nos producen en el estado anímico general.

Es importante que en esta época del año hagamos especial hincapié en mantener unos hábitos de salud básicos que ayuden a nuestro organismo a regularse mejor. Por un lado, debemos cuidar que nuestra alimentación sea variada y rica en vitaminas (especialmente vitamina C y B) y practicar algún tipo de ejercicio durante el día que nos ayudará a mejorar nuestro estado de ánimo y a descansar mejor por las noches.

Por otro lado, el hecho de que haya menos horas de luz no debe servirnos como excusa para dejar de lado ciertas actividades que solemos realizar en los meses de primavera y verano. Salir a pasear, quedar con las amistades y seguir dedicándose un tiempo a sí mismo sigue siendo muy importante y hará que el otoño siga siendo una estación más de la que disfrutar.

Recuerda que eres tú quien decide si te entristeces por los verdes que se han ido o te maravillas por los rojos que han venido.

otoño color

Escrito por Jennifer Drago

Jennifer Drago

Psicóloga Licenciada por la Universidad de Barcelona.
Máster en Práctica Clínica por la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual.

Cofundadora de Drago Psicología.
Consulta en Zaragoza (junto Av. de San José) y Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *