Flirteo tecnológico

¿Cuántas formas existen de comenzar una relación con alguien que no conoces? La mayoría de los animales cuentan con un ritual de cortejo, específico de cada especie, en la que muestran todas sus cualidades en su máximo esplendor para atraer a la pareja o, en su defecto, luchan entre ellos para darse a conocer como el más fuerte y, por tanto, más eficaz para la procreación. Existen infinidad de pautas de cortejo en las que se establece claramente cual de los pretendientes será el que consiga reproducirse con la hembra, sin embargo, los seres humanos no lo teníamos tan fácil… hasta ahora.

A través de la Captura de pantalla 2014-07-09 a la(s) 23.55.43historia, los estilos de flirteo han ido cambiando a la vez que la sociedad avanzaba: desde los caballeros de la edad media que debían pedir permiso al padre para acercarse a las hijas hasta la libertad sexual de los ’60 en la que el amor libre permitió que las parejas surgieran de manera espontánea y natural. Hemos avanzado a un ritmo vertiginoso en la forma de conseguir acercarnos a nuestros intereses amorosos, derrumbando barreras para que ese acto se realizara cada vez más rápido y con menos temor a ser rechazados.

La tecnología se ha convertido actualmente en el mejor de nuestros aliados. Si una persona quiere conocer gente ya no tiene porqué enfrentarse en persona a quien le gusta y repetir una de esas frases que tanto hemos escuchado, como la clásica “¿Estudias o trabajas?” o alguna más moderna, como la televisiva “¿Conoces a Ted?”. Desde hace algún tiempo y desde que los smartphones están en auge, han surgido aplicaciones para crear lazos amistosos, sentimentales y sexuales que aumentan la confianza de los usuarios para no reprimirse y establecer contacto con personas que, quizá en otras circunstancias, no llegarían a conocer.

Flirteo tecnologicoAplicaciones como Tinder, LOVOO, Blendr o AdoptaUnTio permiten a todo el que se registra contactar con otros usuarios siempre que haya alguna afinidad en los perfiles o la mera atracción física sea mutua. La mayoría de ellas, tienen la posibilidad de que el usuario limite la búsqueda a personas cercanas y notifique su interés por otro usuario, quien deberá estar de acuerdo o no en iniciar la conversación. Algunas de ellas se han convertido en una manera fácil de conseguir sexo sin compromiso pero otras se están ganando el nombre de “Nuevas Celestinas” ya que han permitido crear parejas en las que después de un primer contacto, ha surgido el amor.

La mejor característica de estas aplicaciones es la cantidad de interacciones que puedes tener en menos de un minuto, ya que aumenta la probabilidad de que alguna de ellas tenga éxito. Además, el hecho de que puedas integradas en un dispositivo del que la mayoría de nosotros no se despega, como es el teléfono móvil, mejora la posibilidad de tenerlas estés donde estés y continuar conectado a quien realmente te interesa en todo momento sin que, a primera vista, parezcas desesperado.

Algunas aplicaciones se están ganando el nombre de “Nuevas Celestinas” ya que han permitido crear parejas establesAhora bien… ¿acaso no se ha perdido algo de romanticismo con este tipo de redes sociales? Nadie juzga los beneficios que tiene poder flirtear con innumerables usuarios a la vez sin tener repercusiones por los celos de no ser “el único” al que cortejas, ya que viene implícito en el hecho de estar registrado, pero no hay duda de que por el camino se pierden cualidades de la interacción humana o pasan a segundo plano. La valentía de atreverse a lanzarse a quien te gusta, las miradas previas al acercamiento inicial, afrontar el primer golpe o el primer rechazo y no amedrentarte pese  un mal comienzo, la duda sobre si conseguirás que la primera impresión sea lo suficientemente buena para que puedas seguir habland y quizá obtener su número de teléfono u otra cita para acercarte una segunda vez o la confianza de poder valorar si realmente has acertado al acercarte e intentarlo, dejan constancia de que pese a saltarnos muchos pasos en el ritual del cortejo o modernizarlo a través de pantallas digitales, siempre será necesario mirar a los ojos y sentir para saber si se está enamorado.

Captura de pantalla 2014-07-09 a la(s) 23.51.13Es evidente que la juventud actual dispone de miles de métodos para conseguir contactar con otra gente y que la velocidad con la que podemos enviar un mensaje, una foto o un vídeo ha facilitado que se estrechen relaciones sin necesidad de estar presentes para preguntar cómo estás o recordar que echas de menos. Pero no hay que olvidar que son herramientas con el propósito de mejorar la relación o mantenerla y que la frialdad de una pantalla nunca sustituirá el calor humano a pesar de acelerar la socialización, puesto que un abrazo seguirá siendo un abrazo y un beso siempre seguirá siendo un beso.

No cabe duda de que no hay límite en el amor y que se puede llegar a él de innumerables formas, estas aplicaciones dan buena cuenta de ello pero, en mi humilde opinión: prefiero una caricia que un emoticón.

Escrito por David Pérez Borge

David Pérez Borge

Psicólogo con formación cognitivo conductual.
Sexólogo y Terapeuta de pareja.
Terapeuta familiar sistémico.
Consulta en Barcelona, Sabadell y Santa Coloma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *