Fantasías Sexuales

pensando en orgias

John Money, un famoso neuró-endocrinólogo de Barltimore sabía muy bien lo que decía cuando expresó que “el mayor y más potente órgano sexual no está entre las piernas de hombres y mujeres, sino detrás de las orejas”. El cerebro es el órgano sexual más importante ya que él rige la conducta erótica del ser humano, desde los impulsos más primitivos hasta los pensamientos eróticos más elaborados. Por ello, es el encargado de manejar los estímulos sexuales y crear sensaciones óptimas para llegar al éxtasis o boicotearnos durante el acto y generar insatisfacciones que podrían incluso derivar en psicopatologías.

mayo y masTodo el poder que tiene el encéfalo en nuestra eficiencia sexual podemos vincularlo a nuestro conocimiento, educación, creencias religiosas, valores morales, carencias emocionales, mitos, inhibiciones, experiencias traumáticas y tabúes, entre otras muchas causas. Sin embargo, existe un factor que nos apasiona entre todos ellos y que, si Leonardo Da Vinci hubiera acertado al afirmar que el pene (y por ende el clítoris) tenía mente propia, no podríamos disfrutar de la misma manera: las fantasías sexuales.

Un estudio de la Universidad de Granada demostró que tanto hombres como mujeres experimentan habitualmente fantasías sexuales sin diferencia significativa. Sin embargo, existen diferencias entre ambos sexos en la frecuencia de determinados sueños. Las mujeres fantasean más habitualmente con experiencias románticas e íntimas y los hombres más con actividades exploratorias relacionadas con sexo en grupo o ser promiscuo.

Actualmente, y gracias al anonimato y la participación que otorga internet, existen muchas encuestas sobre las fantasías sexuales favoritas de un sexo y otro que nos permiten acercarnos a los resultados de los estrictos estudios científicos. En la mayoría de sitios web se llega a la conclusión de que las diez fantasías más frecuentes y comunes en hombres y mujeres son las siguientes:

Hombres:

  1. bondageHacer con tu pareja alguna cosa que no has hecho aún y te gustaría.
  2. Practicar sexo con alguien del pasado, una amiga, una conocida, o con alguien que acabas de conocer.
  3. Que le practiquen sexo oral.
  4. Sexo con dos mujeres: el poder complacer a dos mujeres, conlleva sentirse ‘híper-potente’.
  5. El voyerismo y exhibicionismo: en otras palabras, observar y ser observado mientras se tiene relaciones sexuales. Viene intrínseco que se busca la admiración o envidia por su desempeño sexual.
  6. Que su pareja se masturbe para ellos, o observarla mientras lo hace en secreto: está relacionado con la confianza y el disfrute individual.
  7. Sexo anal: ya sea penetrar a su pareja por el ano, o ellos ser penetrados por su pareja con un dedo, por ejemplo. Y esto, para nada, quiere decir que tenga tendencias homosexuales; simplemente el ano es una zona muy erótica para los hombres, les puede generar mucho placer.
  8. Realizar experiencias sadomasoquistas; sentir placer y dolor al mismo tiempo.
  9. Dominar: tener una relación sexual apasionada, intensa, con fuerza, donde él convenza de practicar sexo debido a su vigor tras recibir la negativa varias veces y ella dejarse llevar por el el entusiasmo y la búsqueda del placer.
  10. Tener sexo con otro hombre: ya sea solo la relación, o practicar en un trío con una mujer y otro hombre. Muchos hombres quieren saber qué se siente al estar con otro hombre por el mero hecho de experimentar.

Mujeres

  1. 4597487148_3aa7c0bc11_zHacer con tu pareja alguna cosa que no has hecho aún y te gustaría.
  2. Practicar sexo con alguien del pasado, un amigo, un conocido, o con alguien que acabas de conocer.
  3. Tener sexo, o un acercamiento, con otra mujer.
  4. Desear lo que no han hecho. Esta fantasía puede incluir situaciones, como ser atadas, hacer tríos, observar a otros, etcétera.
  5. Que le practiquen sexo oral.
  6. Tener sexo romántico: idealizando el sexo de película cursi y melosa.
  7. Dominar: tener una relación sexual apasionada, intensa, con fuerza pero si agresión, donde la mujer tenga el poder.
  8. Que un hombre, de la nada, la encuentre irresistible a tal grado que no pueda resistir las ganas de estar contigo. Muy común en las mujeres que aún no han experimentado una relación sexual.
  9. Trabajar como ‘stripper’ o prostituta. Común en mujeres que se encuentran coartadas en su vida sexual.
  10. Tener sexo por que sí, con un desconocido… deseo del denominado sexo casual.

Las fantasías sexuales favorecen el deseo y la excitación sexual por lo que son indicadores de salud sexual. Este tipo de pensamientos te permiten escapar de la realidad aunque sea por un instante y si consigues realizarlas, vivir una experiencia única de satisfacción que quedará en el recuerdo. En el marco terapéutico, se cree necesario tener en cuenta, además de la presencia o ausencia de fantasías, la actitud que presenta la persona hacia ellas; puesto que un sentimiento de culpa reiterativo tras un sueño vívido o una obsesión por cumplir a toda costa este tipo de actividades, pueden llevar a conductas perjudiciales para el paciente.

Las fantasías sexuales son un método muy efectivo para evadirnos de la realidad y aumentar nuestra lívido, son pensamientos e imágenes sobre temas sexuales que nos llevan a sentir sensaciones físicas placenteras. Así mismo, son una fuente de crecimiento personal y autoconocimiento puesto que nuestro inconsciente nos aporta estímulos de placer nuevos y/o más extremos para entender mejor muchas de nuestras actitudes sexuales, nuestros valores y nuestros roles, permitiéndonos disfrutar más de nuestra actividad sexual. Y tu, ¿qué fantasías tienes?

Escrito por David Pérez Borge

David Pérez Borge

Psicólogo con formación cognitivo conductual.
Sexólogo y Terapeuta de pareja.
Terapeuta familiar sistémico.
Consulta en Barcelona, Sabadell y Santa Coloma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *