El olvido: ¿Cuándo es patológico?

Una pregunta que nos solemos hacer, sobre todo  al alcanzar la franja de edad de los 50-60 años, es: ¿Cuándo el olvido es patológico? ¿Qué es normal y cuando debería empezar a preocuparme? En nuestra sociedad escuchamos constantemente hablar sobre personas que sufren demencia como,  por ejemplo,  la Enfermedad de Alzheimer y por ello es normal que cuando empezamos a percibir que no recordamos con la misma facilidad que años atrás se disparen nuestras alarmas y empecemos a preocuparnos.

El objetivo de este artículo es ofrecer información sobre qué olvidos son benignos y asociados a otros factores y qué olvidos podrían ser patológicos y señal de la existencia de algún tipo de demencia o deterioro cognitivo no asociado al envejecimiento normal.

Como comentaba, hay diversos factores que pueden influir en dejar de recordar ciertas cosas. En la memoria y en el olvido intervienen factores como la atención y la concentración que pueden verse fácilmente alterados, por ejemplo, por el estrés o por nuestro estado de ánimo, dificultando el proceso de acceso a la información, es decir, él recordar. Estos serían los llamados olvidos benignos.

Las principales características de estos olvidos benignos que no deberían alarmarnos  suelen ser sobre cosas poco importantes como el nombre de una persona que no vemos diariamente, una fecha, un lugar, etc. Suele tratarse de información que si dejamos que pase el tiempo suficiente finalmente recuperamos sin problema, cuando menos la estamos esperando. La principal diferencia con los olvidos patológicos es la consciencia de la existencia del olvido, el reconocer y darse cuenta de que estos se producen cuando el resto de familiares o personas que viven con nosotros no se alarman nos da mucha información sobre que no deberíamos preocuparnos tanto.

En cambio, cuando hablamos de olvidos patológicos la persona afectada por estos no suele ser consciente de que existe un problema, sin embargo, suele haber un familiar o persona cercana que sí da la voz de alarma. En este tipo de olvidos patológicos no sólo se olvidan datos concretos como un nombre o una fecha sino que se empieza a olvidar situaciones y experiencias pasadas de manera completa. Además, los recuerdos pasados se conservan mucho mejor que los recuerdos más cercanos e inmediatos en el tiempo como por ejemplo, no recordar si hoy se ha comido o si se ha duchado o pensar que si se ha hecho cuando realmente no es así. Lo olvidado no se recuerda espontáneamente tras un periodo de tiempo y además pueden aparecen episodios de desorientación.

Es importante diferenciar estos tipos de olvidos ya que los olvidos benignos se asocian al envejecimiento normal y los olvidos patológicos se pueden asociar con un deterioro cognitivo que da señales de una posible demencia.

En el primer caso, para reducir al máximo estos olvidos más inofensivos deberemos intentar llevar una vida sana tanto físicamente como mentalmente, puede ser interesante realizar algún ejercicio como técnicas de relajación, respiración, yoga, etc. para que consigamos llevar una vida lo más alejada del estrés posible. En el segundo caso, cuando existen olvidos patológicos, lo más recomendable es acudir al Neurólogo, especialista encargado de realizar este tipo de diagnósticos.

A pesar de que las demencias no se pueden evitar, si se puede retrasar su aparición. Como ya se comentó en el artículo “La importancia de entrenar nuestra mente”, numerosos estudios científicos afirman que mantener la mente activa durante toda nuestra vida puede disminuir hasta un 50% la probabilidad de desarrollar alguna demencia. La buena noticia es que los beneficios de mantenerse activo mentalmente pueden obtenerse aunque no se haya sido activo durante toda la vida. Iniciándose esta actividad alcanzados los 50-60 años aún podremos beneficiarnos de este tipo de ejercicio. Leer, pintar, conversar, escribir, hacer crucigramas, sudokus, etc. son ejemplos de ejercicios que nos pueden ser muy útiles como entrenamiento para nuestra memoria.

Escrito por Ana Boned

Ana Boned

Psicóloga en Centre de Psicologia Ara (Sabadell)
Terapia cognitivo conductual y breve
www.anabonedpsicologa.com

4 comentarios de “El olvido: ¿Cuándo es patológico?

  1. mi preocupacion es que muchas veces me olvido de cosas diarias. por ejemplo cuando estoy fregando me voy porque llaman a la puerta y me olvido que deje la llave de agua abierta. cosas asi… y mi preocupacion es que sea patologica… vivo sola con una anciana de 91 anos aunque ella no tiene ninguna enfermedad, se vale por ella, pero es muy anciana y me preocupa muchisimo mi mente. pudiera decirme por favor si esto es patologico. mis hijos viven fuera de mi pais. por eso he sufrido muchisimo. por favor me pudieran ayudar.

  2. Mi mamá tiene 67 años y olvida donde puso las llaves,si las encuentra pero pasa todos los dias si comenta una cosa hoy mañana volvera a conversar de lo mismo.
    Eso podria ser olvido normal ò algo mas serio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *