El desarrollo del Apego

Mother's_Love

Los vínculos afectivos forman parte del desarrollo del niño, según los expertos que este vinculo se lleve a cabo podría ser valorado por los niños con mayor relevancia que el mantener las necesidades básicas cubiertas como comer, beber, etc… Puesto que manteniendo relaciones de apego con adultos pueden obtener alimento y cubrir sus necesidades. Uno de los estudios más famosos en este campo fue el llevado a cabo por Harry Harlow y Margaret Harlow (1905-1981) con crías de chimpancé.

Las crías eran separadas de sus madres y crecían en jaulas con dos madres substitutas, fabricadas con distintos materiales. una de ellas estaba recubierta de felpa y la otra estaba hecha de malla metálica dura y dispensaba comida. Los autores sostenían que si obtener alimentación fuese la causa principal de las relaciones afectivas los monos solo se apegarían a la madre metálica que es a que les ofrece comida. Sin embargo, las crías pasaban mayor parte del tiempo con la madre de felpa y era a ésta a la que buscaban cuando sentían miedo ante situaciones extrañas.

En este sentido fue John Bolwby (1907-1990) el primero en afirmar que los niños mantenían lazos afectivos con sus cuidadores para obtener seguridad y bienestar. La figura de apego debe estar, físicamente, próxima a él y transmitirle confianza puesto que mediante su cobijo el niño puede empezar a explorar nuevos y diversos lugares. Este tipo de relaciones evolucionan a medida que el niño va creciendo.

En los seres humanos el vínculo tarda muchos meses en  producirse, durante los primeros meses de vida el bebé no existe apego, el apego está en construcción. Los bebes sonríen, saludan con alegría a su cuidador y lloran cuando éste se marcha, pero, también es cierto que este comportamiento lo pueden manifestar de forma indiscriminada con otras personas.

Desde los dos meses hasta los siete los bebes empiezan a discriminar entre la gente que les rodea, los niños empiezan a discriminar entre la gente aquellos que le alivian cuando se quejan o reclaman atención.

A los ocho meses una gran parte de los bebes han desarrollado correctamente el apego con sus allegados y manifiestan malestar o angustia cuando tienen que separarse de ellos. Esto ocurre hasta que el niño cumple dos años, entonces, la relación sigue siendo intensa pero el niño sigue sintiéndose seguro y tranquilo aunque sus padres no estén con él. En este momento el niño es capaz de comunicarse con sus padres verbalmente, expresar con palabras lo que siente e intentar convencerlas para cambiar sus planes.

Desde mi punto de vista el apego que se mantiene con los vínculos afectivos cuando somos niños nos marcan patrones de conducta que aprendemos e interiorizamos, los cuales nos facilitaran la inserción en el mundo social. Los niños con un apego seguro mantendrán contactos más agradables con otras personas fuera de su entorno y obtendrán una mayor adaptación en situaciones que requieran establecer relaciones sociales.

“Todas nuestras vidas empezaron con el afecto humano como soporte, los niños que crecen envueltos en afecto, sonríen más, son más amables y generalmente son más equilibrados.”

 Dalai Lama

Escrito por Inés Català Borredà

Inés Català Borredà

Licenciada en psicología
Máster en Psicopatología, neuropsicología y salud

Un comentario de “El desarrollo del Apego

  1. Yo creo lo mismo, esta claro que si se crea apego y se enseña a valorar los sentimientos y valorarlos, los niños cuando son adultos desarrollan unas actitudes que los que no los han experimentado no tienen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *