Descubre tu propósito en la vida…

Posiblemente ya has pasado antes por la desilusión de haber experimentado retrocesos y conoces la dificultad de mantener la motivación después de haber superado el impulso inicial que te llevó a marcarte objetivos. La buena noticia es que esto puede cambiar si TE COMPROMETES CONTIGO MISMO a alcanzar lo que te propones. Esto implica no sólo decirte; “quiero conseguir esto o aquello”, sino que conlleva además sentir la seguridad plena de que realmente siento y quiero lograrlo…. ¿Recuerdas la última vez que hiciste una promesa completamente seguro/a de que la cumplirías?…  Se trata de encontrar la misma seguridad ahora….

Si tienes una sensación de descontento, de que te falta algo y sientes un vacío, es posible que andes buscando un significado y un propósito para tu vida. Con frecuencia esta búsqueda implica un gran cambio en tu dirección, y a veces sólo implica una simple variación en tu  actual forma de vivir.  Si estás pensando en proponerte metas, es importante que tengas en cuenta algunas recomendaciones iniciales:


– Concédete unoFish-coaching1s minutos para ti y reflexiona sobre aquello que verdaderamente te haría feliz conseguir;

¿Con qué áreas de tu vida crees que estará relacionado ese cambio que quizás te hayas planteado realizar? (profesión, dinero, relaciones, salud, aprendizaje).

Imaginemos que  quieres centrarte ahora en el ámbito de las relaciones; qué aspectos del mismo te gustan (“me rodeo de personas que se preocupan por mí, tengo una buena relación con mis hermanas, cuento con el apoyo de los míos cuando lo necesito, etc.”); cuáles cambiarías? (“dedico poco tiempo a la gente que me importa, a veces no controlo mi carácter, creo que escucho poco, pocas veces les digo cuánto me importan, etc.”).

Este ejercicio puedes realizarlo con cada una de las áreas de tu vida o simplemente ceñirte a aquella que para ti sea más importante ahora. Sin embargo, es posible que identificando, ámbito por ámbito, lo que tienes y cuán feliz te hace todo eso que tienes, llegues a una conclusión más ajustada de por dónde podrías empezar a generar los cambios.

– Márcate metas desde la sensatez y asegúrate de que éstas sean;

  • Específicas
  • Alcanzables y atractivas
  • Realistas y razonables
  • Alcanzables en un tiempo determinado
  • Comprensibles
  • Firmes

…… Y recuerda: si tienes una lista larga de propósitos organízalos según tu escala de prioridades…. No podrás lograrlo todo al mismo tiempo.


 

– ¿Estás en la Fase de Negación?

Si has continuado leyendo es porque probablemente no estés negando que quieres cambiar, sin embargo es posible que te estés resistiendo al cambio de algún aspecto de tu vida. …….si te pones a la defensiva cuando alguien te dice, por ejemplo, “eres demasiado agresivo cuando hablas”, es posible que estés negando, de alguna manera, esta realidad. El cambio sólo podrá producirse cuando realices un ejercicio de honestidad contigo mismo y reconozcas, si es el caso, que quizás “te muestras agresivo cuando hablas”.  No se trata de reconocer “el lado menos bueno” de nosotros mismos para caer en el error de lamentarnos y castigarnos por ello, más bien todo lo contrario; conocerlo nos da la gran oportunidad de mejorarlo e iniciar nuestro proceso de crecimiento.


Empieza el recorrido………

  • PASO A PASO….

– Una vez tengas definida la meta, y estés preparado, con la creencia firme, de que es algo que quieres cambiar…….

Toca hacerse a la idea del cambio, antes de lanzarte sin las provisiones necesarias;  puede que detumblr_mulvn2dZ9K1ruac91o1_500 momento sólo empieces aceptando, para tus adentros, que “podrías ser menos ofensivo cuando hablas con los demás, que quizás podrías adelgazar algunos kilos o que podrías esforzarte un poco más en tu trabajo”,  pero probablemente ya estés valorando opciones de cómo hacerlo y tanteando tu deseo de cambio frente aquello que te mantiene anclado en una forma concreta de comportarte.

Trata de tener unas expectativas adecuadas sobre lo que quieres lograr para obtener mucho más de tu proceso de cambio y te puedas plantear, así, dar los pasos necesarios en una secuencia lógica;

Imagínate que has identificado como tu principal propósito, adelgazar, y te planteas para ello comenzar a hacer algo de deporte; ¿qué crees que ocurría si se has propuesto empezar corriendo 10 kilómetros diarios?… pues si, probablemente abandones prematuramente el intento. Si te planteas metas grandes y arriesgadas y te resulta difícil ver cómo vas a recorrer la distancia entre el lugar en el que te encuentras ahora y las elevadas cimas en las que se encuentran tus propósitos, es posible que pongas el foco en los problemas y no en las posibilidades que te pueden ofrecer las diferentes opciones que definas.

Evita el “si, pero…..”; esta forma de enfrentarte al cambio hace que te centres en lo negativo y boicotea tus intenciones;  “empezaré a hacer ejercicio, si, pero no me gusta nada practicarlo, me aburre y termino cansándome”, “sé que a veces soy violenta en mi  forma de hablar con los demás, pero es que a veces me dicen cada tontería”. En lugar de poner el  foco en el problema, hazlo en las posibilidades que obtendrás si escoges una opción, a través del “si, y…”, observa: “- ¿Va a empezar al final a hacer ejercicio?, – si, y además empezaré a hacerlo tres veces por semana durante 20 minutos y poco a poco iré aumentando el tiempo”.


– Genera opciones para  lograr lo que te propones:

 Nos fijamos en el ejemplo anterior…. Algunas preguntas que pueden ayudarte a crear opciones:

  • ¿Qué es posible en este momento?; “caminar tres días a la semana media hora, caminar 4 días a la semana 20 minutos, etc.”, “quedar con mis hermanas, al menos, una vez por semana, llamarlas por teléfono, al menos, dos veces por semana para saludarlas, etc.” (todas las que se te ocurran para cada meta y que cras que son realmente posibles; tómate tu tiempo….)
  • ¿Qué soy capaz de hacer?; recuerda no jugar al “si, pero…”; ¡ERES CAPAZ DE HACER TODO AQUELLO QUE REALMENTE QUIERAS HACER, SÓLO ES CUESTION DE PERMITÍRTELO Y CONFIAR EN TU CAPACIDAD!
  • ¿Quién podría ayudarme?; piensa de qué manera, las personas que forman parte de tu vida podrían contribuir a alcanzar tu meta.

– Escoge la mejor opción para pasar a la acción; nos fijaremos en el propósito anterior.

Puedes preguntarte:

  • ¿Qué opción me parece más conveniente?
  • ¿A qué me resisto y por qué?; identifica los temores que te frenan y trata de ser lo más objetivo posible al identificar qué es lo peor que podría pasar si escojo esta opción. Recuerda  poner el foco en los beneficios que obtendrás si logras alcanzar tu meta (ser más feliz, no tener que estar siempre pendiente de………) intenta ser lo más concreto posible
  • ¿Entiendo bien las implicaciones de la opción que he elegido?
  • ¿Cúal es el primer paso que debo dar?

Y NO OLVIDES………..

….…Revisar tus condiciones actuales

Responde de forma honesta a esta pregunta; ¿Qué condiciones limitaron, en el pasado, el cumplimiento de objetivos parecidos a los que ahora te planteas? Reconócelas sinceramente y simplemente tenlas en cuenta… quizás más tarde puedas RESCATARLO para no permitirte que vuelvan a aparecer. Es de vital importancia que revises cual es tú situación actual, condiciones para que te puedas asegurar que no te comprometes a medias; quizás no es el momento para plantearte determinadas metas, y no tienes que preocuparte por ello… comprometerte débilmente es peor que no comprometerte……

y………   Preparar el contexto para tu compromiso

  • Comprométete a asumir la responsabilidad de encontrar las soluciones más convenientes para ti y que te permitan ser mejor y conseguir lo que te propones; mejor que tú nadie sabe lo que necesitas y cómo puedes hacer para lograrlo y mantenerlo.
  • Comprométete a estar dispuesto, a ser honesto contigo mismo y a confiar en que eres totalmente capaz de conseguir todo aquello que te propongas.

Escrito por Sofía Bravo García

Sofía Bravo García

Trabajadora Social Nº Col- 940
Terapeuta.
Especialista en Infancia y Familia.
Experta MBA en Coaching
Máster MBA en Gestión y Dirección de Recursos Humanos.
Experta en Orientación e Inserción Laboral.
En la actualidad, trabajo en los Equipos Insulares Territorializados de Atención Especializada a la Infancia y la Familia de Tenerife y desarrollo funciones en el ámbito del Trabajo Social Freelance, a través de Intervenciones Psicoeducativas, Psicosociales y Terapéuticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *