Cuando el enemigo somos nosotros mismos

En muchas ocasiones,amor-propio1 nos hemos podido sentir mal con nosotros mismos. Hemos podido pensar que no valemos para cierta tarea, que nadie nos quiere, que todo lo hacemos mal, etc. Hasta aquí, todo parece aparentemente normal y dentro de los pensamientos funcionales de una persona que se pueden dar puntualmente en alguna circunstancia.

No obstante, estos pensamientos pueden dar lugar a experiencias excesivamente nocivas (con uno mismo y con los demás) cuando su frecuencia, duración y sobretodo intensidad se elevan a niveles que provocan un estilo de vida disfuncional y perturbador. Comúnmente conocemos a este fenómeno como bajo autoestima, ideal de uno mismo utópico y/o perfeccionismo.

Cuando esto se da, la persona queda inmersa en un universo propio de negativismo hacia sí mismo. Sin salida. En una espiral de la cual no se ve capaz ni competente para salir. Poder reestructurar todos estos esquemas e ideas erróneas sobre uno mismo es una tarea ardua y complicada pues es difícil cambiar una concepción que tenemos de nosotros mismos desde hace años, hacia una idea real y placentera.

Como hemos dicho antes, este bajo autestima puede dar lugar a experiencias nocivas en nosotros mismos y con los demás. Hacia nosotros mismos quiere decir que, por ejemplo, si no paro de decirme lo incompetente que soy, que no seré capaz de sacarme unas oposiciones, o no nadie me quiere porque tengo un carácter débil, el efecto que conseguimos es ver cumplida esta realidad generada por nosotros mismos pero sin base real ni objetiva.

Respecto a los efectos hacia y con los demás, está claro: la gente percibe la inseguridad. Nuestra predisposición para y hacia la vida y las relaciones con el resto de personas que nos rodean es muy importante. Si una persona no está a gusto consigo misma, o su ideal como persona supera sus expectativas sobre si mismo, dejará de realizar actividades que le comproSin título
metan con los demás (por sentirse inútil, no gustarse, etc). A la vez, los demás pueden hacer dos cosas: una, alejarse o no implicarse tanto con esa persona; o dos: insistir o quitarle importancia.

Las causas de un bajo autestima pueden ser muchas: experiencias pasadas en las que el numero e intensidad de críticas hacia nosotros era muy elevado (sobre todo en la infancia y pubertad), por tipo de personalidad (sobre todo las perfeccionistas), etc. La cuestión es que este bajo autestima se da por una diferencia abismal entre lo que somos y lo que nos gustaría ser. La solución pasa por bajar ese autoconcepto ideal sobre nosotros tan elevado e igualarlo a lo que realmente somos, aceptando nuestras capacidades y alabando los logros y méritos que hemos alcanzado. Muchas personas pueden pensar que no han logrado nada en esta vida, pero no es así. TODA PERSONA logra metas. Sacarse una carrera, salir adelante ante una enfermedad, ayudar a alguien a sobrellevar una enfermedad, etc. La cuestión es identificar estos méritos y creernos capaces de muchos más pues si hemos sido capaces de esos, podemos serlo en otros.

Dejarnos llevar por este autoconcepto negativo de nosotros mismos nos convierte en nuestros peores enemigos. Enfrentarnos a personas ajenas a personas que nos pueden incordiar en la vida es fácil: podemos utilizar recursos externos o internos Sin títulopara hacer frente. Pero, cuando nosotros mismos somos los que una vez tras otra nos decimos lo inútiles que podemos ser, lo incompetentes que somos, ¿qué recurso interno utilizo si no me creo que pueda tener ninguno? Afortunadamente, la psicoterapia ayuda a identificar herramientas, estrategias y recursos que nosotros solos no hubiéramos sido capaces de encontrar, y aplicarlas para combatir esos esquemas, ideas erróneas y a disminuir la diferencia entre el Yo ideal y el Yo real.

 

 

Escrito por Vanessa Belmonte

Vanessa Belmonte

Psicóloga clínica.
Especialista en psicooncología, en tratamiento psicológico para el colon irritable y trastornos alimentarios.

Psicóloga de AACICAT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *