Los celos (II): cómo vivirlos y tratarlos

7250043446_1faba89480_k

Los celos, como ya expuse en mi anterior artículo, son una respuesta emocional que aparece cuando una persona siente sospecha o inquietud ante la posibilidad de que la persona amada preste atención a otra. Lo que para unos es exceso de amor y para otros una alerta de peligro, puede generar problemas en la pareja que desvirtúen la relación y la hagan tambalear.

Los celosos sienten que su vida sería horrible si la relación se acabara e invierten excesiva energía en retener a su pareja de la forma equivocada. Son capaces de someter a su pareja y provocar que no se atreva a expresar según qué comentarios porque puedan ser malinterpretados; pueden tratar de minar su forma de ser y sus fortalezas para que pierda confianza, para que nadie se fije en ella y la pueda mantener a su lado. Lo mas probable, si ese sentimiento se alarga en el tiempo, es que consigan lo que más temen: la ruptura.

Conocer cómo funcionan los celos y qué los produce no es suficiente, hay que reconocerlos y aceptar ese sentimiento. Negarlos supone culpabilizar al otro de una sospecha imaginada a través del miedo a la pérdida en vez de asumir que se puede estar equivocado. La mejor opción es revisar tus pensamientos, las emociones que te provocan y las acciones que estás llevando a cabo debido a ellos: controlar sus llamadas, leer sus mensajes, interrogar, utilizar la ironía en tus comentarios, mostrarte hostil o amenazar son algunas de las que deberías evitar si pretendes salir del círculo celoso.

Si desea cambiar la dinámica de su pareja porque sufres este tipo de exigencias, has de saber que ceder y dar explicaciones de todo lo que haces, solo va a agravar el problema. Si tu intención es cambiar la dinámica de tu pareja, puedes poner en práctica estas indicaciones:

celos estat– No cedas ante demandas absurdas que afectan a tu estilo de vida o tu escala de valores: aunque se deben hacer concesiones para la sana convivencia, debe haber límites y que cada uno disponga de un espacio personal, mantenga sus amistades, elija su forma de vestir, con quien se reúne en el trabajo… Si cedes cada vez que te piden renunciar a actividades normales estarás reforzando la conducta del celoso. Se asertivo y mejora la comunicación íntima con tu pareja.

– Ignora el chantaje emocional: la dependencia emocional no es buena para ninguno de los dos, no toleres malas caras, que te retiren la palabra o comentarios exagerados sobre su sufrimiento cuando no estás a su lado. Hay que aprender a ser una pareja de dos, no la mitad de algo.

– No justifiques cada llamada y des explicaciones de cada mensaje que recibas: estar rodeados de información y de datos acerca de la vida social y profesional de nuestra pareja nos hace más propensos a sentir celos pero todos nos merecemos actuar con confianza y no recibir interrogatorios con preguntas controladoras que solo generan tensión y conflictos. Tener complicidad para hablar sobre inquietudes y toma de decisiones es sano pero exigir respuesta a cada pregunta innecesaria no lo es.

Si eres el celoso, deberías empezar por aplicar una serie de pautas para actuar de manera distinta y empezar a confiar en su pareja. Puedes:

5938483376_4c410631c1– Acepta que las relaciones pueden no ser eternas: si quitas intensidad a la ansiedad que provoca la separación o la soledad vivirás con menos miedo a perder. Nadie te asegura que en el futuro no seas tú el que decida romper y centrarte en lo negativo de las posibilidades que no dependen de ti no ayuda a estar feliz acompañado.

– Da libertad a tu pareja, respeta su intimidad y su espacio: no hagas que se sienta culpable por mantener su vida individual mientras comparte otra parte contigo. Hacer todo juntos asfixia, salvo que sea decisión común. El tiempo que invertimos en nosotros mismos es muy enriquecedor.

– Confía: es el valor más importante en las relaciones, si no tienes motivos no confabules.

– Distráete cuando sientas celos: deja de centrarte en lo que sientes y de interpretarlo, fantasear con lo que está haciendo y con quién solo te llevará a potenciar tu rabia. Realiza actividades que te calmen.

– Mejora tu autoestima: tu pareja te quiere y quiere estar contigo, pegúntale qué le enamoró de ti y hazle saber que te gustaría sentirte atractivo/a. No olvides que tu bienestar no puede depender solamente de sentirte querido/a, sino de saber que en por ti mismo/a ya eres una gran persona. Acepta lo que no quieras cambiar, potencia lo que te guste y trabaja lo que desees mejorar.

La realización de actividades gratificantes para los dos miembros de la pareja a fin de relajar los ánimos y fomentar la buena comunicación y los buenos momentos diluye con eficacia una dinámica celotípica y mejora la convivencia, disminuyendo la ansiedad del celoso y elevando su autoestima y valía. También es recomendable hacer una lista de las ideas o celos, escribiendo junto a cada uno las razones que hacen pensar en ellos y las pruebas que tiene para que esos pensamientos sean ciertos, así la pareja puede asimilar los hechos y calmadamente preguntar que puede hacer para mejorar ese sentimiento, ya que el enfrentamiento hace empeorar la situación.

Otra tarea eficiente consiste en eliminar la palabra celos del vocabulario y sustituir la referencia a la propia identidad de la persona (“soy celoso”) por la referencia a un hecho concreto (“actúo celosamente”) ya que de este modo se hace posible el cambio y la modificación de la conducta. Existe un método de trabajo que introduce la planificación de refuerzos obtenidos al razonar automáticamente los celos y de castigos por los malos comportamientos de celos infundados que también mejora considerablemente la conducta del celoso.

Pero la más recomendada por la mayoría de terapeutas consiste en desmontar los pensamientos distorsionados y sustituirlos por otros mas maduros en un horario concreto, así se aprende a delimitar los enfrentamientos y con mucha frecuencia se mejora la situación conyugal puesto que en muchos de los casos la ansiedad circunstancial ha disminuido y se han razonado los pensamientos erróneos cuando llega el momento de discutirlos.

Los celos en una relación de pareja generan frustración y tensión que provoca malestar y falta de expresión de buenos sentimientos . Demuestra tu amor con actos y quiere sin condiciones. Una relación de pareja es para disfrutar, aprender y compartir. Si la tuya no es así, actúa.

Escrito por David Pérez Borge

David Pérez Borge

Psicólogo con formación cognitivo conductual.
Sexólogo y Terapeuta de pareja.
Terapeuta familiar sistémico.
Consulta en Barcelona, Sabadell y Santa Coloma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *