Alcohol: el peligro encubierto

El alcohol es una de las drogas legales más consumidas y con más beneficios en España. Paradójicamente es una de las drogas que mayor efecto tiene en nuestro organismo y que produce un efecto más perjudicial dado que es la única droga que puede producir la muerte cuando hay síndrome de abstinencia.

 

En España se ha duplicado la tasa mundial del consumo de alcohol según el último informe de la OMS. Aproximadamente en nuestro país se beben 11 litros por persona al año. Principalmente bebemos cerveza (50%), bebidas de alta graduación (28%) y vino (20%). También en el informe se refleja como la bebida esta implicada en un 7,6% de la mortalidad masculina y en un 4% de la mortalidad femenina. Cabe tener en cuenta que el consumo en exceso de alcohol se asocia a un factor de riesgo para más de 200 enfermedades.

 

Con estos datos y muchos otros que podemos encontrar en internet sobre el consumo de alcohol en cualquier país mundial cualquier persona se preguntará porqué no somos capaces de dejarlo si es tan perjudicial que incluso puede llegar a matarnos. En este artículo intentaré desarrollar los mecanismos cerebrales sobre los cuales el alcohol actúa para que no seamos capaces de olvidarnos de él.

 

Alcohol_desgracia

 

  1. Farmacodinámica (lo que hace nuestro organismo con el alcohol)

Prácticamente el alcohol se ingiere por vía oral y es una droga soluble, lo cual permite que atraviese ciertas barreras plasmáticas de nuestro cuerpo que otras drogas no pueden atravesar. Este factor es el que hace que sea tan perjudicial dado que llega a puntos de nuestro organismo insospechables.

No tiene un único punto de acción en el SNC, es más, su funcionamiento aún no ha sido específicamente explicado de manera científica. Principalmente actúa sobre los receptores GABAA y los NMDA. Entre otros su efecto también se extiende a los receptores inotrópicos de la serotonina, nicotínicos, entre otros.

 

1.1 Receptores GABAA

Actúa potenciando la acción inhibidora, es decir, aumenta las propiedades sedantes, ansiolíticas, relajantes musculares e hipnóticas. Es cierto, que a dosis bajas es un euforizante pero al aumentar un poco la dosis produce efectos totalmente contrarios. Al tener un perfil conductual similar al de las benzodiacepinas y barbitúricos producen alta tolerancia y dependencia.

 

1.2 Receptores NMDA

No se conoce exactamente su lugar de acción en este receptor pero actúa como antagonista no competitivo de los aminoácidos excitadores (por lo cual se unen al mismo sitio que el glutamato y el aspartato produciendo el efecto contrario). Con el consumo crónico de alcohol se producen cambios en estos receptores aumentando su número y produciendo síntomas graves en los síndromes de abstinencia. En este receptor tienen un gran efecto inhibitorio. Este receptor suele ser excitatorio, por lo cual, al inhibir su efecto se aumentan las propiedades ansiolíticas y amnésicas.

 

  1. Efectos reforzantes

2.1 Dopamina

Claramente, el principal efecto del alcohol o etanol es liberar más dopamina sobre el nucleo accumbens consiguiendo un efecto de refuerzo positivo. La dopamina es una hormona relacionada con la sensación de bienestar y placer, por lo tanto, a más liberación mejor sensación. Esto se puede dar por algunos efectos del alcohol sobre otras vías y sobre las vías mesolímbicas. Cuando interrumpimos el consumo de alcohol disminuye el nombre de dopamina y por lo tanto se produce el efecto contrario consiguiendo malestar, tristeza y otros síntomas depresivos.

 

2.2 Opioides

El alcohol también actua sobre la liberación de opioides endógenos (propios del cuerpo) sobre estructuras cerebrales. Por los cuales aumenta también el nivel de DA. Estos opioides consiguen también un efecto gratificante.

 

2.3 Serotonina

Trabaja activando un receptor ionotrópico, el 5-HT3, que es un excitador. Este esta en interneuronas inhibidoras produciendo un aumento de su actividad y una mayor inhibición. Un mayor consumo de alcohol produce un aumento de ciertos receptores de serotonina ayudando a sus propiedades reforzantes y a la sensación de placer.

 

2.4 CRF

El factor liberador de corticotropina se sintetiza en el nucleo paraventricular del hipotálamo i produce la secreción de ACTH (hormona adenocorticotropa) que produce glucocorticoides. También puede liberarse en la amígdala teniendo relación con la respuesta emocional.
Cuando hay abstinencia de alcohol hay un aumento en la aliberacion de CRF en la amígdala o el núcleo de la estria terminal. Esto puede determinar los estados de euforia y el aumento del estrés al abandonar la droga.

 

2.5 Neuropéptido Y

Este neuropéptido esta muy asociado a la homeostasis (equilibrio corporal) y a la digestión. También se relaciona con la liberación de dopamina en accumbens y la respuesta a situaciones de estrés. Un reciente estudio asocian este neuromodulador negativamente con las propiedades reforzantes del alcohol. Es decir, puede reducir los efectos del síndrome de abstinencia, reforzar la liberación de dopamina y reducir los niveles de estrés.

 

  1. Relaciones

cigarettes_and_alcohol_by_ericacobby-d45ofx4El alcohol se relaciona con el cannabis y la nicotina de manera similar, con tolerancia cruzada. La tolerancia cruzada es el mecanismo por el cual dos drogas comparten modelos de actuación y desarrollan una tolerancia similar. Una persona que consuma excesivamente alcohol desarrollará una tolerancia similar al cannabis y a la nicotina. Los efectos conductuales en ocasiones también pueden ser similares. Por eso se suele dar el consumo de ambas drogas de manera simultánea o por ejemplo esas ganas de fumar cuando se consume alcohol y viceversa.

 

 

 

 

 

Por lo tanto, pueden concluirse dos cosas de la adicción al alcohol:

 

  1. Esta se produce sobretodo por una liberación de dopamina (haciéndonos sentir mejor, eufóricos y deshinibidos), liberando serotonina y opiáceos intrínsecos para reforzar esta sensación de bienestar. También reduce los efectos del estrés gracias a los efectos inhibitorios producidos por el neuromodulador neuropéptido Y y la liberación del CRF. Entre estos efectos podemos encontrar muchos más pero estos son los principales.
  2. Al ser una substancia volátil puede afectar muchos sistemas cerebrales que aún no se han podido estudiar y de ahí proviene su factor perjudicial. Puede pasar la barrera hematoencefálica y muchas más estructuras cerebrales importantes. Los efectos del alcohol son los más dañinos que hay y aún nos quedan muchas causas por explicar.

Es imprescindible saber que los efectos de los bebedores crónicos suelen ser irreversibles y es imprescindible controlar el efecto que dejamos que las drogas tengan en nuestro organismo. Un bebedor social no tiene efectos tan negativos como uno crónico, por lo tanto, es importante beber con moderación. No sólo por nosotros, si no por los efectos genéticos que el alcoholismo tiene y puede pasar a nuestra siguiente generación.

Captura de pantalla 2015-04-08 a las 2.42.04

Referencias:

ELMUNDO.es. Recuperado el 21 de marxo de 2015 de: http://www.elmundo.es/salud/2014/05/12/5370bca922601d52648b4577.html

Nadal, Roser (2011). Drogues Addictives. En Redolar, Diego (coord),  Farmacología i endocrinología del comportament. (pp. 70 – 187). UOC.

Escrito por Cristina Pérez

Cristina Pérez

Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona con mención en clínica de adultos. Experiencia con pacientes con TCA y Hospital de Día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *